Skip to main content

Prueba

Skoda Octavia G-TEC: probamos el Octavia de gas

Skoda Octavia G-TEC: probamos el Octavia de gas

El Skoda Octavia G-Tec aprovecha la tecnología desarrollada en el grupo Volkswagen para sus modelos impulsados por gas natural. El nuevo Octavia de gas utiliza el 1.4 TSI de 110 CV y es capaz de funcionar indistintamente con gas natural comprimido y gasolina.

Tenía ganas de ponerme al volante del nuevo Skoda Octavia G-TEC, o lo que es lo mismo, el Octavia de gas natural. Más que nada porque eso de conducir coches de combustible alternativo tiene su morbo.

Por ello volé hasta Holanda, un país que va a la cabeza de este tipo de movilidad, aunque no sé si por conciencia medioambiental, que supongo que también, o por impuestos: puedes llegar a pagar 10.000 euros por tener un coche que utilice gasolina o gasóleo. En todo caso, me harté de ver desde Volvo V60 Plug-In (aquí tienes la prueba del V60 Plug-in Hybrid) hasta Mitsubishi Outlander PHEV (primeras impresiones del Outlander 'plug-in'), ambos híbridos enchufables que cuestan lo suyo en España. 

No te pierdas: Audi A3 TCNG, el primer A3 de CNG

El nuevo Skoda Octavia G-TEC no tiene nada que ver técnicamente con el Octavia de gas que existía hasta ahora: la anterior generación utilizaba GLP (Gas Licuado de Petróleo; algo más barato y extendido, por cierto) y la actual 'tira' de GNC (Gas Natural Comprimido, bastante más ecológico).

Cuando me pongo al volante, lo primero que hago es buscar el botón que pasa de gasolina a gas. Pero en esta nueva generación los ingenieros del Octavia G-TEC han decidido ahorrárselo. La explicación es sencilla: lo lógico es que funciones siempre con el combustible más económico, que no es otro que el CNG. Lo malo es que si eres de los que se planifican y buscas utilizarlo solo en ciudad por eso de mantener el aire más limpio y de paso gastar el gas, que es más barato, te tendrás que aguantar.

Como el Skoda Octavia de gas puede funcionar indistintamente con ambos combustibles, la autonomía total es de 1.330 km, de los que 410 los aporta el CNG. En marcha no notas que utilizas uno u otro combustible, aunque sí me hubiera gustado comprobar qué pasa cuando se agota el gas natural y pasa a funcionar el motor térmico.

Como el depósito del gas está situado bajo el suelo del maletero y puede albergar 15 kilos (97 litros), a los que tienes que sumar el peso de todo el sistema, se ha adaptado la dinámica del coche a su nueva configuración. Durante los algo más de 100 km que pude hacer en esta toma de contacto lo cierto es que no noté diferencias con respecto a un Skoda Octavia normal, lo que supongo que es bueno: la suspensión tiene un tarado cómodo y no te pone en aprietos si circulas por adoquines o zonas con resaltos.

En color azul, los depósitos de GNC del Octavia G-Tec. En rojo, el de gasolina

A la hora de acelerar, los 110 CV se me quedan un poco cortos y echo de menos el brío de este motor 1.4 TSI con los 140 CV que tiene el Skoda Octavia solo de gasolina. No es que no ande, pero tampoco es una locura. Sube de vueltas con cierta alegría, aunque cuando pasas de las 3.500 y te acercas a las 4.000 notas que 'la cosa' está floja y eso que la potencia máxima la ofrece entre 4.800 y 6.000 revoluciones. Sin duda lo mejor es aprovechar la zona de par (1.500-3.000 rpm) para moverte con eficiencia y tranquilidad. Además, su sexta velocidad, de algo menos de 50 km/h por cada 1.000 rpm, hace que si subes el ritmo en autopista la rumorosidad tome más protagonismo.

Los precios del Skoda Octavia G-TEC están en torno a 2.000 euros más caros que un Octavia 1.4 TSI 140. Aquí te dejo la lista:

Skoda Octavia G-TEC 1.4 TSI 110 CV Active 22.630 euros

Skoda Octavia G-TEC 1.4 TSI 110 CV Ambition 24.180 euros

Skoda Octavia G-TEC 1.4 TSI 110 CV Elegance 25.130 euros

Skoda Octavia G-TEC 1.4 TSI 110 CV Active 23.430 euros

Skoda Octavia G-TEC 1.4 TSI 110 CV Ambition 24.980 euros

Skoda Octavia G-TEC 1.4 TSI 110 CV Elegance 25.930 euros

Lecturas recomendadas