Skip to main content

Prueba

Test de los 100.000 km: Renault Mégane

Test de larga duración del Renault Mégane
Nota

8

100.000 kilómetros con el compacto.

Este Renault Mégane tCe 130 GT Line no tuvo que enfrentarse a ninguna crítica cuando apareció el 7 de octubre de 2016 en Auto Bild. Simplemente, parecía demasiado bueno para criticarle. Llantas de 18 pulgadas, una bonita carrocería con un llamativo color Azul Rayo y asientos deportivos en el interior. Además, cuenta con una atractiva firma lumínica en la zaga (creada por los alargados pilotos traseros) que "siempre es agradable a la vista", como un colega elogió en el cuaderno de viaje.  En general, las expectativas eran grandes. ¿Puede Renault, después del resultado mejorable del Renault Clio (obtuvo un 6 como nota final) en esta misma prueba de larga duración, compensar el terreno perdido?

VÍDEO: Renault Mégane R.S. Trophy-R, así se consigue un récord en Nürburgring

Al menos, el factor de confort y seguridad no debería ser un problema, teniendo en cuenta lo bien dotado que viene el acabado GT Line: alerta de cambio de carril, control de crucero, climatizador bizona, Bluetooth... Nosotros lo mejoramos con el cambio automático, sistema multimedia R-Link y llantas de 18". En total, nos gastamos 29.615 euros (sin incluir los descuentos).

Las primeras anotaciones en el cuaderno de la prueba muestran críticas al sistema R-Link: la estructura de los menús es confusa y desespera a los compañeros que conducen por primera vez este Renault. "Cambiar la iluminación ambiental del habitáculo es más fácil que buscar tu emisora favorita", dice un redactor. Además, la recepción de la radio es deficiente, a pesar de su gran antena en el techo: se desenrosca con mucha dificultad antes de meterlo en el túnel de lavado y recuerda a la del Renault 19. Da igual si es FM o DAB, las emisoras no se escuchan bien. La navegación también interrumpe la recepción la radio con demasiada frecuencia e, incluso por la noche, en la carretera más remota, sospecha de un "atasco por delante" e inmediatamente el navegador te propone desvíos por los mejores caminos de tierra. Mucho mejor fue la conexión Bluetooth con el teléfono móvil, que funcionó hasta el final sin ningún problema.

En el fondo, son pequeños detalles, pero hay que reconocer que el Renault Mégane sacó pecho con su fiabilidad. Aquí es donde aparece el motor: el 1,2 litros turbo con 132 CV que hemos probado fue reemplazado en 2018 por un 1,3 de 140 CV. Aunque el nuestro tiene una respuesta muy agradable y contundente.

Probamos el Renault Mégane Sport Tourer

Su consumo medio de 8,8 l/100 km es más que aceptable para los 100.000 km que hemos recorrido. Solo mostró pequeñas debilidades en autopistas alemanas, donde emerge una debilidad típica de los pequeños motores con turbo: cuando va subiendo la aguja del velocímetro muestra mucho ímpetu, pero por encima de los 150 km/h pierde energía. La culpa la tiene, sobre todo, la transmisión automática de doble embrague. A partir de 140, no baja a una marcha inferior automáticamente. Esto se debe a que la programación se ha optimizado para reducir las emisiones de CO2.

La caja automática, aparte de una respuesta en arranque algo brusca (como casi todos los cambios de doble embrague) ha demostrado gran fiabilidad: cuando la desmontamos al final de la prueba, sorprendió con un escaso desgaste de los engranajes. Podría estar funcionando sin problemas durante otros 100.000 km.

Missing media item.

Lo mismo se puede aplicar a los asientos, que resultan muy adecuados para largas distancias. "Definitivamente, el asiento deportivo más cómodo en el que me he sentado", dice entusiasmado uno de nuestros probadores, después de un largo viaje de trabajo. Cualquiera que se haya acomodado en ellos habrá comprobado lo conseguido que está su agarre lateral, sin descuidar el confort. Además, gracias a la alta calidad del mullido y su tapizado, los asientos no presentaban ningún síntoma de deformación, a pesar de que los usaron muchos conductores diferentes.

¿No hay nada que criticar? No en cuanto a la calidad. Solo la dirección, ligeramente imprecisa en combinación con la enérgica suspensión del acabado GT Line, empaña un poco el conjunto. 

Algunos probadores se quejaron de que el sonido deportivo de los altavoces suena muy artificial y casi nadie lo activó después de haberlo probado. Por otro lado, el molesto pitido del sistema de ayuda al aparcamiento lo hemos acabado aceptando, eso sí, con no pocos resoplidos. También hubo críticas para el mecanismo de apertura del capó, situado en la parte izquierda del mismo, lo que desesperó a más de uno de nuestros colegas diestros.

Finalmente, el Mégane nos ha demostrado que es un compañero de viaje con una estética diferente, que está bien fabricado y que resulta muy agradable en el día a día. No es un coche perfecto, pero sí una buena alternativa a los típicos coches alemanes. Y, además, tiene una relación calidad/precio muy atractiva. Por ello, ha sido en nuestro mercado uno de los coches más vendidos. En 2018 se comercializaron más de 29.000 unidades del Renault Mégane. No está nada mal para un producto que se lanzó al mercado en 2016 y que ya está llegado a la mitad de su vida comercial.

Al final, uno de nuestros colegas lo resume de forma ejemplar: "El Mégane es un vehículo fiable y no me importa que su chasis no sea el más equilibrado del mercado". En otras palabras: es un coche que por un precio muy razonable te ofrece más que su competencia más directa. Nuestro 1.2 TCe de 130 CV ha superado esta prueba de 100.000 km de forma notable y, por ello, te recomendamos su compra, tanto como coche nuevo, como de ocasión.

Nuestra opinión

En el Renault Mégane, el manejo de los elementos de control puede ser demasiado confuso y a su comportamiento le falta algo más de precisión. Pero hay que reconocer que el compacto francés es un producto que ofrece calidad. Su puntuación final ha sido muy buena y a uno le dan ganas de recorrer con él otros 100.000 km.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Está muy bien protegido contra el óxido.

Lo peor

Para ser un motor de gasolina, apareció mucha carbonilla.

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.598 cc

  • Par motor

    320 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    130 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Manual

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    1.247 L

  • Aceleración 0-100

    10,0 s

  • Velocidad máxima

    198 km/h

  • Consumo oficial

    4,7/3,6/4,0 l/100km

  • Precio

    26.950

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Renault Mégane Todo sobre Renault Mégane

Y además