Prueba

Prueba: nuevo Toyota Prius 2016. Raro sí. Y mejor, también

Luis Meyer

16/02/2016 - 01:00

La prueba del Toyota Prius 2016 es lo más extraño que te puedes echar a la cara: su diseño, que en Toyota aceptan que creará controversia, es uno de sus principales reclamos. Llegará en mayo con un único acabado y precio...

No te pierdas este Prius... ¡De carreras!

Cuando te enfrentas a la primera prueba del nuevo Toyota Prius 2016, lo que más te llama la atención es su característico diseño exterior. Como te puedes imaginar, en la marca asumen que creará controversia. Durante la presentación, lo oigo varias veces: será un diseño “polarizador”. Y razón no les falta.

Pero es que con el nuevo Prius, en Toyota buscan crear un modelo... digamos aspiracional. El híbrido de volumen, el que se vende a 'cascoporro', es el Toyota Auris. Si les apuras, incluso te aceptan también al Yaris (del primero, el segundo semestre de 2015 vendieron más de la mitad con esta tecnología; del segundo, un 43%). Con este, sin embargo, buscan al cliente que quiere presumir de híbrido. Sí, como lo oyes: los japoneses buscan un cliente que busca presumir de híbrido y que temgan muy claro que prefieren un Prius 2016 a un BMW X1 o un Audi A3.

Juegan fuerte, sin duda: aparte de su diseño, que te puede gustar o no, lo cierto es que esta cuarta generación de Prius es más coche. Las suspensiones filtran mejor; el motor está mejor aislado, la dirección es bastante más agradable de utilizar que en el anterior... No cambia ni la caja de cambios CVT ni la batería, que sigue siendo de NiMh.

De lo anterior, un ingeniero me asegura que el CVT del nuevo Toyota Prius 2016 es de lo más eficiente que te puedes encontrar. “Olvídate del doble embrague, esta es mejor opción”. Además, termina con un “aún le queda mucho camino por recorrer". De la batería... no se han cortado en admitir que, aunque pesa 10 kg más que la de ión-litio que sí hay en otros mercados, esta es igual de eficiente y rinde lo mismo. Blanco y en botella, le ha faltado decir...

 

Prius

Pero vayamos a la faena. El Toyota Prius 2016 que voy a probar me espera con un blanco perlado que desde luego no es novedad: sí lo son el Azul Cobalto y Rojo Pasión. En el interior, de los dos acabados disponible, gris claro o negro, me 'toca' el negro.

La expectación era muy alta ante esta primera prueba de un híbrido aspiracional como el nuevo Prius 2016. Y reconozco que me gusta desde el principio. La postura es buena, el mullido cómodo, y los asientos ahora también se regulan en altura. Ante mis ojos disfruto de bastante visibilidad; el salpicadero está algo más bajo que antes, lo que me hace ganar no solo seguridad, sino tranquilidad a la hora de maniobrar.

Presiono el botón y arranco: como es habitual en el Prius, no pasa nada... aparentemente, claro. Pero la instrumentación digital, que cobra vida con una curiosa animación, me muestra una palabra: “Ready”. Recorro los primeros metros en absoluto silencio, hasta que entra en acción el renovado motor 1,8 litros gasolina. Está mejor aislado que antes, y siempre queda en un segundo plano, lo que se agradece, especialmente al acelerar un poco más de la cuenta en alguna subida prolongada. Me llama la atención que en un día ventoso en Valencia, donde disfruto de estos primeros kilómetros, oigo más el aire que el cuatro cilindros... Reconozco que aquí se han lucido los japoneses.

Me alegro de que en el Toyota Prius 2016 la plataforma es nueva. Se denomina GA-C (dentro de la estrategia TNGA -Toyota New Global Architecture-), donde la C proviene de 'compacto'. Ahora, sus secas suspensiones, su rumoroso motor al acelerar, sus pequeños asientos o la dirección tan poco comunicativa ya son cosa del pasado. El nuevo Toyota Prius 2016 (en este enlace tienes un vídeo) no solo es un híbrido muy eficaz y confortable en carretera: ¡también es divertido de conducir! En esto quizá tiene que ver que la rigidez del chasis es un 60 por ciento mayor, mientras que el centro de gravedad se ha reducido en 2,5 centímetros, que es bastante.

 

Detrás puede decirse lo mismo del confort, y solo echo de menos un poco más de espacio para la cabeza. El maletero también ha crecido: como las baterías van bajo las plazas posteriores y son un 10 por ciento más pequeñas, ahora llega a los 501 litros. Casi como en la Clase S de Mercedes.

Dentro, los acabados han dado un gran paso adelante, aunque la ergonomía no está tan conseguida y el manejo de los elementos requiere un periodo de aprendizaje.

¿El consumo? Un factor clave en un híbrido como este, claro. Toyota promete que lo ha reducido aún más: en teoría, debe ser una media de unos tres litros cada 100 kilómetros, aunque durante los 160 km de prueba yo no he conseguido bajar de 5,4. También hay que reconocer que estaba probando los tres modos del conducción del Prius sin preocuparme demasiado del consumo. El Normal y el Eco ya sabes de qué van, pero seguro que reconoces como nuevo el Power Mode, que adapta la aceleración y hasta el frenado en función de tu conducción para ofrecer unas sensaciones mejoradas.

 

Bueno, puede que en un híbrido como el nuevo Toyota Prius 2016 no sea tan necesario, pero lo cierto es que en este nuevo modo de conducción la novedad es que Toyota ha trabajado la diversión al volante: el motor de combustión recibe apoyo constante del motor eléctrico y hasta te lo pasas bien al volante. Ah, y el chasis acompaña: en curvas ya no balancea como antes ni tiende tanto al subviraje, la dirección es comunicativa y precisa y el comportamiento general es dinámico y aplomado. 

Y aquí la novedad: Toyota ha trabajado la diversión al volante: en modo Power Mode, el motor de combustión es realmente disfrutable, con el apoyo constante del motor eléctrico. Y el chasis acompaña: en curvas ya no balancea como antes ni tiende tanto al subviraje, la dirección es comunicativa y precisa y el comportamiento general es dinámico y aplomado. 

Si lo ponemos en modo Confort, tal vez no sea el más cómodo de su segmento, pero desde luego se sitúa a buen nivel y da un paso de gigante respecto al modelo anterior. El Prius es más apetecible que nunca.

En cuanto al precio, el nuevo Toyota Prius 2016 lo pone fácil: un acabado y un precio. Con promociones, pero sin PIVE, lo tienes por 29.990 euros con una dotación de serie espectacular: climatizador doble, navegador, faros 'bi LED', asientos calefactables, cámara de visión trasera... La única opción son los asientos de cuero, por los que piden 1.500 euros.

¿Buscas un híbrido? Busca en nuestro recomendador, encontrarás en cuatro pasos el que se ajusta a ti.

 

¿Buscas un punto de vista diferente? Mira la prueba del Toyota Prius de nuestros amigos de Top Gear.

Hemos probado 1 versión del Toyota Prius

Lecturas recomendadas

Buscador de coches