Prueba

Coches 4x4

Prueba Hyundai Grand Santa Fe: un caballo grande que anda

Gabriel Jiménez

Probamos el Hyundai Grand Sante Fe, el hermano mayor del Santa Fe, del que se distingue no sólo por medir 225 mm más de largo, sino también por pequeños detalles estéticos y su gran capacidad de carga. AUTOBILD.ES lo ha conducido y estas son las sensaciones que nos ha dejado.

El Hyundai Grand Santa Fe fue presentado en el Salón de Nueva York de 2012, y desde entonces experimentó un gran tirón tanto en Estados Unidos como en Corea. Tras este éxito cosechado, Hyundai lo trae a Europa con el objetivo de cubrir el hueco dejado por el ix55 –que tuvo unas ventas muy discretas–. Y la esperanzas depositadas en el Grand Santa Fe son enormes, pues según los responsables de Hyundai España, confían en que este nuevo 4x4 represente el 25% de las ventas totales de la gama Santa Fe.

El Hyundai Grand Santa Fe es la variante ‘grande’ del Santa Fe, del que se diferencia por su frontal con una parrilla de cuatro bandas (frente a tres del Santa Fe), los espejos retrovisores, las llantas específicas y los faros antiniebla de nuevo cuño, la doble salida de escape en la zaga, espoiler trasero, un gran techo solar panorámico y la tercera ventana lateral de mayor tamaño.

En cuanto a dimensiones, el Hyundai Grand Santa Fe mide 225 mm más de largo, 5 mm más de ancho, 5 mm más de alto y tiene una batalla 100 mm mayor que el Santa Fe. Además, cuenta con portón trasero de apertura automática, así como climatizador de regulación manual en la tercera fila de asientos. Entre el equipamiento tecnológico del Grand Santa Fe hay que incluir la cámara de visión trasera de ayuda al aparcamiento y el sistema de dirección Flex Steer que regula la dureza de la misma con tres modos: Normal, Confort y Deportivo.

hyundai grand santa fe flex steer

Por otro lado, el Grand Santa Fe cuenta, además, con un depósito de combustible de 71 litros, frente a los 64 del Santa Fe, mientras que el volumen del maletero crece en 49 litros: 634 frente a los 585 del Santa Fe.

A nivel de habitabilidad, el Grand Santa Fe gana con respecto al Santa Fe 23 mm de espacio libre para la cabeza en la segunda fila y 33 mm en la tercera; 50 mm para las piernas en la segunda y 35 mm en la tercera; y 8 mm más de espacio para los hombros en la segunda fila y 20 mm en la tercera.

hyundai grand santa fe interior

En lo que respecta a seguridad activa, el Hyundai Grand Santa Fe cuenta con sistema de aviso de cambio de carril, distribución electrónica de la frenada (EBD), control electrónico de estabilidad (ESC), control de ascenso (HAC), control de descenso (DBC) y gestión de estabilidad del vehículo (VSM). En cuanto a seguridad pasiva, el Grand Santa Fe incluye siete airbags y reposacabezas activos.

El Grand Santa Fe sólo cuenta con el motor 2.2 CRDI de 197 CV

El Hyundai Grand Santa Fe sólo está disponible con una mecánica: la 2.2 CRDi de 197 CV asociada a la caja automática secuencial H-matic de seis velocidades. Este motor es un fiable conocido que mueve con soltura este enorme ‘caballo’ de 2,6 toneladas. En los adelantamientos cumple sin problemas, y a ritmo ‘alegre’ y el modo deportivo de la dirección Flex Steer activado, se mantiene firme en el carril. Ahora bien, he echado en falta un detalle que debería plantearse la marca coreana: ¿por qué no instalarle levas en el volante? Aportaría un plus de comodidad.

El nuevo Hyundai Grand Santa Fe está disponible con dos acabados: Tecno, que cuesta 46.640 euros [3.150 euros más que la misma versión en el Santa Fe], y Style, 49.690 [3.200 euros más].

Prueba del Hyundai Grand Santa Fe 2.2 CRDi Tecno por Kike Ruiz

Me pongo al volante: hasta ahora, el Grand Santa Fe era un gran desconocido a este lado del Atlántico. Sustituto del ix55, es más grande por fuera, lo que favorece que el habitáculo sea bastante más amplio. ¿Hasta qué punto? Pues en este tipo de carrocerías, el testigo que mejor te dice cómo es por dentro es la tercera fila. El Grand Santa Fe presenta dos butacas extra que son utilizables por algo más que simples niños.

Es cierto que solo tienes 87 centímetros para la cabeza y que cuando estás sentado debes doblar las rodillas más de lo debido, pero gracias a que la segunda fila se desplaza hacia delante (hasta 26 cm) y a su gran anchura, personas de estatura media no van a viajar mal del todo aquí detrás. Además cuentan con salidas de aire independiente, posavasos y una buena visión hacia delante que hace que no te sientas encajonado. A este respecto, tengo que destacar el enorme techo panorámico que recorre todo el habitáculo y que proporciona muchísima luz. Lo único que no convence de esta fila es su acceso, ya que es complicado que puedas pasar sin tropezarte.

Si en la última fila no vas mal del todo, en la segunda vas a viajar a tus anchas, incluso en la plaza central. También dispones de una salida de aire específica y muchos centímetros para la cabeza y los hombros. Y si bien las butacas no recogen mucho la espalda, el 
mullido es cómodo.
Pero la habitabilidad y el espacio son solo algunos de los puntos fuertes de este modelo (cuenta con 634 litros de maletero en configuración de cinco asientos y las últimas filas se pliegan dejando un suelo de carga plano).

Tanto por diseño como por calidad, el Grand Santa Fe brilla a un buen nivel. Todo está a mano y tienes portaobjetos por doquier para dejar los enseres cotidianos. ¿Pasamos a la acción? Arranco el motor con un simple botón y con las llaves en el bolsillo. Mecánicamente, Hyundai ha recurrido a un cuatro cilindros de 2,2 litros que desarrolla 197 CV: no suena mucho y solo ronronea en la parte alta del cuentavueltas. Se combina con un cambio automático de seis relaciones que funciona de una forma hipersuave.

Pasan los kilómetros y cada vez me gustan más las maneras de este Hyundai Grand Santa Fe. Eso sí, nada de animarse con el acelerador en carreteras con muchas curvas, porque las suspensiones no saben contener las oscilaciones de la carrocería (la dirección tampoco es muy precisa). La tracción 4x4 me asegura un buena motricidad en todo tipo de superficies, aunque te recomiendo que no te aventures demasiado fuera del asfalto: ni por suspensiones, ni cotas ni neumáticos, el Grand Santa Fe se mueve bien por terrenos complicados.

Imagen de perfil de Gabriel Jiménez

Director del Área de Motor de Axel Springer España

Soy Piscis, sufridor del Atleti y me gusta juntar letras, a poder ser relacionadas con cualquier artefacto que lleve del punto A al punto B