Prueba

Prueba BMW 220d: ¡se hizo mayor!

Raúl Salinas

Ponemos a prueba el BMW 220d. El Serie 1 Coupé ha dejado paso a un nuevo BMW Serie 2 que, respecto al modelo anterior, crece en todos los apartados. El BMW 220d es, sobre todo, un producto maduro, cómodo y equilibrado.

No te engaño si te digo que la prueba del BMW 220d me ha gustado y que me lo compraría siempre que tuviera que buscar un bonito coupé con un notable nivel confort, consumo medio ajustado y un dinamismo por encima de la media. Es más, como mis necesidades de espacio son pocas, descartaría al BMW 420d Coupé que cuesta 8.400 euros más que este 220d Coupé con cambio manual. Así que, como puedes imaginar, he encontrado cosas muy positivas en el nuevo modelo de BMW.

Eso sí, también tengo que decirte que ha sido un producto que me ha ido enamorando poco a poco. Cuando vi el BMW 220d en el garaje de AUTOBILD.ES, lo primero que pensé fue: “demasiado soso para ser un BMW”. Aunque para gustos están los colores, es cierto que últimamente los vecinos de Stuttgart (y no lo digo por Porsche) hacen coches más vistosos y llamativos.

Un escalón superior

Pero si por algo destaca BMW es por la puesta a punto de su chasis y el rendimiento de los motores. Dudo que exista una marca en el mundo que sepa extraer tanto de cada gota de gasolina. Ya sea por potencia o por consumo medio, los ingenieros de BMW vuelven a tener el mejor bloque de cuatro cilindros diésel del mercado. Las cifras oficiales del BMW 220d impresionan: 184 CV a 4.000 revoluciones, 380 Nm de par a muy bajas vueltas, una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y, lo mejor, un consumo medio real de 6,0 l/100 km.

BMW 220d motor

Es el dato que he obtenido después de realizar mi recorrido de pruebas habitual, que ahora es de Madrid a Palencia con zonas urbanas, autovía y carretera virada. Es más, si te lo propones, te aseguro que no te costará trabajo bajar de esa cifra. Por cierto, no hay que olvidar que monta una caja de cambios automática de ocho velocidades (la sensacional ZF) y que su peso en vacío es de casi 1,5 toneladas. Y es que el BMW Serie 2 Coupé no es nada pequeño, ya que con sus 4,4 metros es tan grande como el BMW Serie 3 Coupé E46 (uno de los mejores modelos de la saga).

¿Y el comportamiento del BMW 220d? Para quitarse el sombrero: es equilibrado, pasa por las zonas bacheadas sin pestañear y si te apetece ir un poco más deprisa te vas a encontrar con un chasis con una puesta a punto deliciosa. Está claro que para ser un coche que no me convencía me ha acabado cautivando...

Imagen de perfil de Raul Salinas