Skip to main content

Prueba

Prueba: Nissan Micra 1.0 IG-T. Estrena un motor pequeño y muy matón

Prueba: Nissan Micra 1.0 IG-T

El Nissan Micra ha vuelto al carril del éxito desde 2017. Para que eso se mantenga sí, renuevan su motorización por abajo, con un nuevo tres cilindros de un litro de 100 ó 117 CV, que sustituye al algo escaso 0,9 litros de 90 CV. Ya nos hemos puesto al volante. Prueba: Nissan Micra 1.0 IG-T. Estrena un motor pequeño y muy matón.

No te pierdas: Novedades 2019

Opcionalmente, el Nissan puede ir acoplado a una transmisión automática CVT, que a bajas velocidades permite rodar muy relajado. Sin embargo, pensamos que la caja manual de serie de cinco velocidades casa mejor con el motor y el gusto europeo.

No te pierdas: la prueba del Nissan Micra con el motor anterior

Para que te hagas una idea: la variante más pequeña, con sus 160 Nm de par, pasa de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos y alcanza una punta de 184 km/h. Si le pones el cambio automático se vuelve claramente más lento: 13 segundos para el 0 a 100, y 177 km/h de punta.

VÍDEO: Así se personaliza un Nissan Micra

Las dos variantes son ahorradoras: la manual solo gasta 4,6 litros cada 100 kilómetros, y el CVT solo sube en 0,3. Con esto, el nuevo modelo no solo tiene 10 CV más que el anterior, sino que además, ahorra más de medio litro de combustible.

¡En marcha!

El motorcillo de 100 CV tan solo debe mover 1,2 toneladas, por eso la versión básica no está an absoluto inframotorizada. Además, este tracción delantera está muy bien aislado de vibraciones en todo el recorrido del cuentavueltas.

La versión de 117 CV acelera en 9,9 segundos y llega a los 195 km/h. Y monta el recomendable cambio manual de seis velocidades. Según la marca, el consumo está en los cinco litros.

El chasis de este japonés de cuatro metros es firme, pero para nada incómodo. Y nos han gustado detalles del interior, especialmente en las variantes más equipadas, como asientos de Alcántara y cuero, o superficies del habitáculo en diseño carbono.

Maletero aprovechado

Mantiene algunos defectos como la guantera que cae sobre las piernas del acompañante al abrirse, o el escaso espacio de las plazas traseras. El maletero, con sus 300 litros, nos parece correcto, teniendo en cuenta el tamaño del coche. Y puede ampliarse por sus plazas traseras abatibles en dos partes.

Según la versión, puede ir equipado como los grandes: no faltan el sensor de lluvia, una pantalla táctil de siete pulgadas, un avanzado sistema de navegación o la integración con Apple CarPlay y Android Auto. Eso sí, el precio también deja de ser de coche pequeño. 

¿Cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Respuesta del motor, consumo, comportamiento general.

Lo peor

Las plazas traseras son muy justas. Algunos detalles de acabado.

Y además