Logo Autobild.es

Hemos probado el McLaren Artura Spider: un lord inglés muy salvaje

Hemos probado el McLaren Artura Spider

Redacción AUTO BILD

El superdeportivo británico por excelencia se destapa: hemos probado el McLaren Artura Spider, que promete aún más sensaciones, a cielo abierto. 

Se necesitan solo unos pocos cientos de metros, once segundos y una sacudida en el pie derecho para no tener más preguntas, en una carretera solitaria en los Alpes Marítimos franceses y al menos a 30 kilómetros del punto de partida. Porque es aquí donde por fin se puede disfrutar literalmente del nuevo McLaren Artura Spider bajo el sol. Por ejemplo, en los túneles de la D6 en las Gorges du Loup.

Mientras la cúpula rígida de este McLaren se pliega rápidamente hacia atrás sobre el motor, y la máquina eléctrica en la batería de 7,4 kWh busca en vano la última pizca de electricidad, mis dedos vuelan sobre la pantalla táctil y activan el nuevo Launch Control, que está más enfocado en el espectáculo que en la velocidad.

Cuando hundo del pie derecho, las paredes tiemblan, salen llamas del escape, humo de los tapacubos, y mientras los primeros guijarros se desprenden del techo de granito del túnel, el McLaren se dispara más rápido de lo que los fragmentos pueden caer sobre él.

Alto potencial adictivo: McLaren Artura Spider

Por supuesto, esto políticamente incorrecto. Pero, como muchas otras tentaciones, también es maravillosamente sensorial y, por lo tanto, tiene un gran potencial adictivo. Y no se preocupen, el Artura puede comportarse de otra manera. Abajo en Mónaco, en la ronda obligada alrededor del Casino, el Hôtel de Paris y a través del túnel de Fórmula 1, el Artura Spider mostró su lado más razonable, buscando atención con su forma elegante y color brillante, solo para luego desconcertar a los peatones una vez captadas sus miradas.

 

Porque aún tienen que acostumbrarse a un superdeportivo que con su motor eléctrico susurra casi en silencio por las calles. Aunque, después de 30 kilómetros, se acaba la movilidad eléctrica y el motor de gasolina vuelve a rugir.

Comportamiento

Pero ahora que dejamos la ciudad atrás, junto con la concurrida Autoroute 8, se acabó la sensatez. El Artura está en su elemento y se lanza por las curvas como lo hacía Walter Röhrl en su Audi S1. O Rauno Aaltonen en su Mini, si queremos honrar a los británicos.

Talón, punta, talón, punta, y con las yemas de los dedos siempre en las levas de cambio de carbono del rapidísimo cambio de doble embrague de ocho velocidades, el Artura salta por las curvas, se lanza colina arriba y vuelve a bajar al otro lado, hasta que los discos de freno chisporrotean de calor y el aire sobre el motor comienza a ondularse.

No solo se disfruta el sonido del sistema de escape deportivo, que inunda la cabina con un 20% más de crescendo. Sino que el Spider también muestra otra ventaja que lo diferencia de muchos competidores: su bajo peso. Porque, como siempre, McLaren pone a sus deportivos en una estricta dieta.

El Artura Coupé ya es ligero, y con el elaborado techo, sus ocho motores eléctricos y la gran tapa trasera, solo pesa 62 kilos más. Al final, el Artura como Spider pesa 1.457 kilos, menos que algunos competidores como coupé, y hasta 82 kilos menos que otros descapotables. Por eso, no solo acelera mejor y más ferozmente que otros superdeportivos, sino que también se maneja con menos esfuerzo y mucho más cerca de la línea ideal.

Hemos probado el McLaren Artura Spider cockpit

Motor del McLaren Artura Spider: 700 CV de potencia

La fuerza motriz es la conocida combinación de un motor V6 turbo de tres litros y un motor eléctrico, diseñado con el principio de flujo axial en el que Mercedes está trabajando para su primer eléctrico independiente en AMG.

Mientras que la máquina eléctrica sigue ofreciendo 95 CV y 225 Nm, McLaren ha sacado otros 20 CV del motor de combustión con un nuevo software, aumentando la potencia a 605 CV. Por eso ahora hay 700 CV y 720 Nm en la ficha técnica, que no se preocupan por esos pocos kilos extra que añade el techo retráctil: tanto en el Spider como en el Coupé, el sprint de 0 a 100 km/h se logra en 3,0 segundos, 200 km/h pasan en 8,4, y cuando la locura termina a 330 km/h, incluso el peinado más firme ha perdido su forma.

Hablando de igualdad: la actualización para el sistema de propulsión también está disponible para el coupé. Y no solo para los coches nuevos. Porque aunque el lanzamiento del Artura fue un poco accidentado, ya que los británicos, como muchos fabricantes, tuvieron problemas con el software, el propio Ethernet del superdeportivo ahora vale la pena. Al final, pueden actualizar el software de forma inalámbrica y también mejorar la potencia de los coupés ya entregados. Algo que ningún otro fabricante ha hecho hasta ahora.

Hemos probado el McLaren Artura Spider morro

De paso, la nueva red de datos también permite nuevas funciones, que ya son estándar en coches más modestos, pero raramente ofrecidas en superdeportivos. Quien lo desee, puede ahora pedir una advertencia de salida de carril o utilizar la electrónica para ver en el punto ciego.

Solo el avisador de velocidad es, por supuesto, de serie, y es muy molesto, no por la tecnología, sino por el temperamento del coche y la incompetencia moral del conductor. Pero, ¿cómo contenerse en un coche que grita "velocidad" y solo conoce el impulso hacia adelante?

La seriedad de los británicos con la velocidad se muestra en un detalle que hoy debería ser obvio, pero que el jefe de producto, Jamie Christophine, considera digno de su propia diapositiva en la presentación en PDF del Spider: la base de carga inalámbrica para el teléfono. Al final, el Artura es un coche que quiere ser conducido dinámicamente. "Y lo último que necesita es un smartphone volando por ahí." Por eso, el teléfono no solo está en el túnel central, sino que está firmemente asegurado, y se mantiene en su lugar, sin importar lo salvajemente que el Spider tome las curvas.

Su precio también es de altos vuelos

Probablemente ya hayas alcanzado la cima de la vida si puedes permitirte un McLaren. Por eso, los aproximadamente 25,000 euros adicionales que cuesta el Spider, con un precio total de unos 275.000 euros, no deberían ser un obstáculo. Al menos ofrece más sensaciones, y también te hace más visible en el bulevar de las vanidades.

Hemos probado el McLaren Artura Spider morro lateral

Pero un poco de verano no vendría mal durante la prueba de conducción. O menos lluvia. Porque, aunque se pueda cambiar el techo de cristal a transparente, no puede reemplazar la sensación de aire libre. Pero el próximo túnel está cerca. Y entonces, el techo vuelve a abrirse. Incluso si es solo por unos pocos cientos de metros. Después de todo, el striptease solo dura once segundos y un acelerón en el túnel de granito lo vale.

Conclusión

Alerta de tormenta en Inglaterra: si lo escuchamos en el pronóstico del tiempo, buscamos la chaqueta de lluvia molestos. Pero si la noticia viene de McLaren en lugar del meteorólogo, nos emocionamos. Porque, como con cualquier Spider, las comisuras de la boca se elevan cuando el techo se baja. Y si el coche es tan esbelto, deportivo, potente y rápido, aún más. Rara vez una tormenta de Inglaterra ha sido tan divertida.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Superdeportivos

Valoración

Nota8

Lo mejor

Incremento de potencia por software, respueta del motor, comportamiento, sensaciones aún más extremas a cielo abierto. 

Lo peor

Precio solo al alcance de una minoría muy adortunada.