Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba del nuevo Lamborghini Countach: nos ha conquistado igual que el clásico

Prueba Lamborghini Countach

Después de 50 años, Lamborghini lanza una nueva edición del Countach. Ya hemos conducido el superdeportivo V12 híbrido de 814 CV, que cuesta más de dos millones de euros

Era el coche de póster por excelencia de los años 70 y 80: las imágenes del Lamborghini Countach, con solo 1,07 metros de altura, adornaban las paredes de innumerables habitaciones infantiles, y el sucesor del Miura sigue siendo una leyenda hasta el día de hoy. Para conmemorar el 50 aniversario, Lamborghini lanza una edición limitada de 112 ejemplares del Countach, que forma parte de la serie "Few Off".

El modelo especial limitado tiene un propulsor híbrido y al mismo tiempo rinde homenaje al original, que se mostró por primera vez al público hace 50 años

VIDEO

VÍDEO: Lamborghini Countach LP 800-4 2022, un encuentro medido al detalle

"Este coche marca una nueva era  para nosotros", dice el jefe de Lamborghini, Stephan Winkelmann. "Nuestro primer superdeportivo híbrido es un coche visionario del presente, como su antecesor".

Diseño

Al menos tan importante como el sistema propulsor del Countach LPI 800-4 es, por supuesto, el aspecto. "El primer Countach dio forma al ADN de Lamborghini como ningún otro modelo", explica Mitja Borkert, directora del Centro Stile (jefe de diseño) de Lamborghini. 

 

La dificultad particular con el nuevo modelo fue imaginar cómo se vería un Countach en 2021. ¡El resultado es más que exitoso!

Comencemos por el frente: como todos los modelos Lamborghini actuales, el Countach tiene líneas nítidas. Una sutil inscripción Countach en la estrechísima parrilla es un tributo al Countach LP500

El capó delantero no tiene rebordes ni aristas de ningún tipo, pero hay un rasgo especialmente característico del original no podría trasladarse a los tiempos modernos: hablamos de los faros emergentes del Countach, en los que dos luces redondas se esconden en el interior del capó. 

Aquí tenemos directamente dos faros encima de los intermitentes. Debido a las normas de seguridad actuales, hoy en día es casi imposible homologar un coche nuevo con faros escamoteables

El perfil del nuevo Countach también es muy similar al anterior. Las grandes entradas de aire detrás de las puertas, los llamados conductos NACA, están ahí de nuevo, y las  branquias de listones recuerdan a los primeros Countach LP500; y con solo presionar un botón, el techo transparente se vuelve opaco. 

Por supuesto, tampoco deben faltar los pasos de rueda hexagonales y las míticas llantas "Telephone-style". Sin embargo, las ruedas del nuevo Countach son significativamente más grandes, de 20 ó 21 pulgadas. Esto también podría deberse al hecho de que la nueva edición se basa en el Lamborghini Aventador, que está disponible desde 2011. 

Los italianos no dicen una palabra sobre esto en el comunicado de prensa, pero a más tardar cuando abres las puertas de tijera queda claro que el monocasco del buque insignia V12 está oculto debajo de la carrocería de carbono. 

Interior del Countach

Por dentro

Abrir las puertas de tijera de un Lamborghini es un espectáculo que nunca aburre. Con un poco de práctica, entrar y salir será fácil. En el interior rojo brillante, la relación con el Aventador es más que clara. 

Por dentro, la única diferencia con el modelo de serie es que los accesorios y la gran pantalla táctil heredada del Sián no son funcionales. 

Mitja Borkert nos lo explica: “Recibimos los mejores sistemas multimedia del grupo, como el reconocimiento de voz de Audi. Pero reprogramamos las superficies para que el conductor se sienta como si fuera un piloto”.

Techo del Countach

El espacio en el Countach es suficiente para personas de hasta 1,85 metros de altura, para los conductores más altos puede ser estrecho. Mientras que los ocupantes del Aventador normal se sienten como si estuvieran en una cueva hecha de Alcántara y carbono, la ventana de vidrio (llamada Periscopio) suaviza un poco esta impresión. 

El nuevo Countach es significativamente más potente que el clásico: el V12 de 6,5 litros genera 780 CV, como en el nuevo modelo especial Aventador Ultimae; sin embargo, es asistido por un motor eléctrico de 48 voltios que está directamente acoplado a la transmisión ISR de siete velocidades y produce 34 CV. 

En total, por tanto, genera 814 CV. Por cierto, la propulsión ya la conocemos del Sián FKP 37, que se limitó a solo 63 unidades, pero cuyo V12 entrega 785 CV (un total de 819 hp). Estrictamente hablando, los italianos hicieron un poco de trampa con la designación LPI 800-4, porque el Countach en realidad debería llamarse "LPI 814-4".

3 cuartos del Countach

Mucho más importante que la designación es la relación potencia-peso: dado que la carrocería del Countach de 4,87 metros de largo pero con solo 1,14 metros de altura hasta la cintura está hecha completamente de carbono, el superdeportivo pesa solo 1.595 kilos, a pesar de la cantidad de tecnología compleja que lleva. 

Esto da como resultado una relación potencia-peso de tan solo 1,95 kilos por cada caballo. Así que no es de extrañar que el Countach acelere de 0 a 100 km/h en tan solo 2,8 segundos, llegue a los 200 en unos ridículos 8,6 y no pare de acelerar hasta los 355 km/h.

Comportamiento

Como en el Aventador Ultimae, el motor de doce cilindros empuja 780 CV hacia las cuatro ruedas. La potencia total es de 814 CV gracias a la aportación de un motor eléctrico que actúa exactamente cuando la combinación clásica de combustión/motor de atmosférico llega a sus límites: durante las pausas de cambio o en el rango más bajo de vueltas. Esto logra que el Countach parezca inagotable. 

La caja de cambios secuencial ya la conocemos de otros modelos y no era todo lo fluida que esperábamos, pero aquí la cosa cambia: este Countach golpea los engranajes casi armoniosamente. 

¿Y el resto? Un chasis enfocado a la diversión pura, un bólido fácil de llevar a velocidades de infarto y unos asientos que no invitan exactamente a un viaje de larga distancia

El Countach me ha vuelto a dejar huella en su versión moderna,  y estoy considerando seriamente colgar un póster del nuevo en mi oficina.

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además