Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba del Lamborghini Aventador Ultimae: ¡bendito V12 infernal!

Lamborghini Aventador Ultimae
Nota

8,0

Con un V12 atmosférico, el Lamborghini Aventador Ultimae retoma todo su potencial. ¡Ya lo hemos probado! Agárrate fuerte… 

No te asustes, Lamborghini no está desmantelando sus grandes motores por el momento, como lo está a punto de hacer AMG que, como es bien sabido, reemplazarán su famoso V8 en el próximo Mercedes-AMG C 63 con un cuatro cilindros electrificado. 

Los italianos mantienen el V12 -incluso atmosférico- con 780 CV y 720 Nm de par… y sin muletas eléctricas. Por eso, el Lamborghini Aventador Ultimae es el último de su especie, del que Lamborghini fabricará exactamente 600 ejemplares: 250 roadster y 350 cupés.

Diseño e interior

Lamborghini pide unos 400.000 euros para el cupé, y el recargo del roadster representa otro diez por ciento. El procedimiento del techo es realmente un quid. Dos mitades se retiran manualmente y se guardan en el extremo delantero en un estricto orden. Para descapotarlo, el asiento primero debe moverse hacia adelante, pero todas estas pequeñas peculiaridades conforman el carácter del Aventador.

VIDEO

yt1s.com - Aventador Ultimae Two ways of being unique

Han pasado once años desde que Lamborghini presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra al sucesor del Murciélago. Cuán embelesados estábamos entonces por las forma seductoras… e irritados por los prosaicos botones de Audi en el interior. 

A día de hoy sigue siendo el mismo, aunque se le añada un poco de nostalgia, porque la lógica de funcionamiento nos traslada a tiempos que creíamos olvidados. También nos tomamos eso como un síntoma de carácter.

Cockpit Aventador

Comportamiento

Sin embargo, mientras saltamos a los primeros metros fuera del área industrial de Sant'Agata, comenzamos a tener dudas. El respaldo del asiento roza y cruje en los revestimientos interiores, la caja de cambios secuencial da tirones casi como la indescriptible caja de cambios manual automatizada del Citroën C4 Cactus. Después de todo, no podemos atribuir tanto carácter a un solo automóvil. Es cierto: ya es hora de que aparezca el sucesor.

Con todo, hemos venido a domar al Ultimae por última vez sobre las serpentinas del norte de Italia, que no son, precisamente, carreteras alemanas. Baches interrumpidos por algún que otro trozo de asfalto, eso lo que mejor las describe. El Aventador pasa obstinadamente e incluso las irregularidades más pequeñas pasan directamente al cuerpo del piloto. 

La cabeza rebota de un lado a otro en el interior, lo que desdibuja brevemente nuestra vista. Menos mal que ya hemos quitado el techo. De lo contrario, los dolores de cabeza y el cuello, permanentemente tenso, serían inevitables.

Curva Aventador

Básicamente, este Lambo es un poco menos purista que un SVJ. El eje delantero se siente como si tuvieras la barra de dirección directamente en tu mano, pero aún es vinculante y las influencias sutiles de la conducción agregan picante. Y todavía tenemos los neumáticos de invierno que, por supuesto, piden clemencia, pero no se la concederemos hoy.

Es algo así con la palanca de cambios: ya nos hemos quejado de su carácter espasmódico, pero solo cambia torpemente a la siguiente marcha con carga parcial y cuando “se arrastra”. Tan pronto como el piloto suelta el martillo pilón, todo se funde en un todo armonioso. ¡Frena, reduce la marcha, gira, ba-baaam! En la parte trasera, las salidas de escape dobles disparan una salva contra el tráfico. ¡Una locura!

Prueba del Lamborghini Aventador SVJ sobre circuito

Al girar, el italiano reacciona con exactitud, pero en la salida de la curva tenemos que aplicarnos mucho con el volante: la tracción total tiende a ser pesada en la parte trasera, muy pesada en la parte trasera. 

Gracias a Dios, con las ayudas activas a la conducción, el Ultimae solo asoma sutilmente el trasero, incluso en modo Corsa. Lo que no es tan comedido es el sonido: sencillamente infernal. Algo que, probablemente, no volvamos a escuchar nunca más. 

Conclusión

Lo mejor

Motor, sonido, prestaciones, diseño, un deportivo con pocas concesiones

Lo peor

Cockpit algo anticuado, extremadamente duro, precio descomunal

Ver otros acabados de Lamborghini Aventador
  • Precio

    0

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    6.498 cc

  • Par motor

    720 Nm /6.750 rpm

  • Potencia

    780 cv /8.500 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    0 L / 140 L

  • Aceleración 0-100

    2,9 s

  • Velocidad máxima

    355 km/h

  • Consumo oficial

    l/100km

  • Garantía

    3 años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además