Prueba

Coches 4x4

Jeep Wrangler Unlimited Polar Edition: tengo una necesidad

Vicente Cano

La nueva edición especial del Jepp Wrangler Unlimited Polar Edtion no es el coche más racional para un uso cotidiano, pero la diversión que puede ofrecerte es tan ilimitada como indica su nombre.

El Jeep Wrangler Unlimited Polar Edtion es un todoterreno auténtico o puro, como lo prefieras. Sin embargo, lo primero que se sorprendió durante la prueba del Jeep Wrangler Polar es que me resultó mucho más cómodo de lo que me esperaba, pero a causa del largo recorrido de su suspensión -lleva muelles helicoidales en los dos ejes-, pasar un par de horas en la segunda fila por una carretera con curvas no es apto para estómagos delicados.

No te pierdas: "Un tanque que ejerce menos presión sobre el suelo que un conejo"

El propulsor 2.8 CRD del Jeep Wrangler Polar proviene de la época en la que Jeep pertenecía a Daimler/Chrysler y su funcionamiento resulta tosco tanto por sus vibraciones como por el ruido que se cuela en el habitáculo. Eso sí, el motor del Wangler Polar Editon tiene par  de sobra y me ha sorprendido su consumo de 9,1 l/100 km, relativamente contenido para un coche de este tonelaje y tras haber hecho con él casi 100 km fuera de carretera. El cambio monta unas relaciones bastante largas: en sexta, vas a 120 km/h a 2.000 rpm, lo que te permite usar el Wrangler para hacer viajes, aunque los de la segunda fila no vayan demasiado cómodos.

Tras probar el Jeep Wrangler Polar Edition toda una semana ni una sola vez conseguí cerrar la puerta del conductor a la primera: hay que hacerlo con bastante fuerza. A lo mejor es por cómo llegan a retorcerse su chasis y carrocería al hacer 'offroad'... La estética de esta versión Polar del Wrangler es claramente un punto a favor, aunque resulta tan llamativo -es de los coches ante los que más cabezas he visto girar- que no es recomendable dejarlo aparcado en cualquier sitio: cualquiera podría abrir el capó o llevarse la rueda de repuesto. Siento pensar mal, pero...

Prueba del Jeep Wrangler Polar Edition

Así, los primeros días mientras iba a los mandos del Jeep Wrangler Polar Edition hacia el trabajo, en las habituales retenciones matutinas de Madrid, me preguntaba: “¿qué necesidades tendrían los 365 conductores que adquirieron un Jeep Wrangler en 2013?” Hasta que llegó el momento de la prueba más esperado: hacer las primeras excursiones para explorar un par de canteras.

Si no colocas la palanca en posición 4x4, el Wrangler Unlimited Polar envía toda la fuerza al eje trasero, así que, en cuanto pones el coche sobre una pista sin asfaltar a más de 30 km/h, el Jeep comienza a ofrecer su mejor cara. Por eso, de repente, me sorprendí a mí mismo tarareando Tengo una debilidad, de Antonio Machín. Pero si vas a los mandos de un Wrangler, a esa letra hay que ponerle otra música, algo más al estilo Guns N´Roses, porque al cabo de un rato de ir zampándote baches y desniveles casi sin inmutarte, tienes la impresión de que podrías lanzarte desde un puente con este coche como en Terminator II. ¡Oh yeah! Con 25,9 centímetros de altura libre al suelo y unos ángulos de entrada y salida de 37,8 y 31,7 grados, salvo en los sembrados, con el Wrangler puedes meterte por donde te de la gana. Prácticamente. Y al día siguiente, irte con él al trabajo.

Imagen de perfil de Vicente Cano

Redactor

Ferrolano de corazón, getafense de adopción, en periodismo desde hace 20 años. "Ser feliz es querer lo que se tiene, no tener lo que se quiere"

Lecturas recomendadas