Prueba

Jaguar XF 3.0D S, alternativa a los alemanes

Enrique Trillo

Puestos a elegir una berlina de lujo, ¿por qué no apostar por algo diferente? El Jaguar XF 3.0D S es una gran alternativa a los modelos alemanes y con esta versión 3.0D S de 275 CV tendrás potencia de sobra sin que el consumo se dispare.

Aunque el Jaguar XF 3.0D S es un modelo impecable, la tendencia histórica de las ventas en España demuestra que cuando alguien se plantea la compra de una berlina premium prefiere no arriesgar y seguir con su marca de siempre, es decir, Mercedes, BMW o Audi. Pero el XF tiene la clase, el señorío y la elegancia de todo un lord británico y se posiciona, por tanto, como una alternativa mucho más distinguida y exclusiva que sus rivales centroeuropeos.

Si te parece bonito, pero no lo conoces a fondo, debes saber que se trata de un modelo que mide casi cinco metros de largo (4.961 mm) y que tiene una distancia entre ejes de 2,9 metros. Eso implica que es un coche que ofrece amplitud interior y gran estabilidad para viajar de manera relajada a la velocidad que le quieras exigir.

El XF está disponible por menos de 48.000 euros en su versión turbodiésel de 200 CV. Sin duda, una opción más que interesante y sobrada para la inmensa mayoría. Pero tú eres de esos a los que les gusta distinguirse de la masa; por eso no querías una berlina alemana. Para gente como tú esta pensada esta versión XF 3.0D S. Este propulsor de cuatro cilindros de 275 CV es el tope de la gama XF diésel y te acelerará el corazón cuando compruebes de lo que es capaz al hundir el pie derecho hasta el fondo. Desde solo 2.000 rpm ofrece nada menos que 600 Nm de par, lo que explica sus fantásticas prestaciones. Eso sí, te recomiendo que si quieres disfrutar de todo su potencial actives el modo dinámico (de serie), que permite que motor y cambio ofrezcan una respuesta más deportiva.

Y ya que hablo de la transmisión, deja que felicite al fabricante inglés por haber apostado por esta caja fabricada por ZF (similar a la que monta BMW en algunos de sus modelos, como el X5). Utiliza un convertidor de par, cuenta con ocho velocidades y su funcionamiento combina rapidez y suavidad. Realmente es un cambio muy equilibrado.

Si te preguntas cómo se las gasta sobre el asfalto, ten en cuenta que disfrutarás más de la estabilidad de este Jaguar XF rodando a gran velocidad por autopista que enlazando curvas en un puerto de montaña. Pero eso no quiere decir que tenga un mal comportamiento; de hecho, no tiene nada que envidiar a sus rivales más cercanos, como por ejemplo el Audi A6. Aunque con casi 1.800 kilos de peso, lógicamente, se siente más cómodo en curvas amplias.

En cuanto al consumo, no podrás quejarte de visitar demasiado la gasolinera. Teniendo en cuenta que se trata de un coche de 275 CV, un gasto medio de 7,2 litros resulta más que razonable y permite una autonomía real de 888 kilómetros.

Verdaderamente no hay por qué apostar de manera exclusiva por los modelos de origen alemán si te planteas la compra de una berlina ‘premium’. El Jaguar XF 3.0D S es un cochazo con tamaño, espacio, confort y lujo de sobra para responder a las expectativas de los conductores más exigentes. Su principal pega es un maletero con unas formas poco aprovechables, pero seguro que se te olvidará todo cuando pises el acelerador a fondo y compruebes su imponente respuesta...


Imagen de perfil de Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.