Skip to main content

Prueba

Prueba Ford Fiesta 2017 Vignale 1.5 TDCi

Prueba Ford Fiesta 2017 Vignale
Nota

8

Esta versión más chic destaca por su exclusiva imagen, pero sobre todo por la magnífica respuesta del motor 1.5 TDCi de 120 CV.

40 años lleva el Fiesta dando guerra desde su aparición. Da igual la generación, porque el utilitario ‘nacido’ en Almussafes -la primera generación fue fabricada en Valencia para el mundo- ha sido líder de ventas. Ahora, en su sexta generación llega con argumentos sólidos para triunfar, y un claro ejemplo es la versión de esta prueba: el Ford Fiesta 2017 Vignale.

Siguiendo con lo ofrecido en otros vehículos de su gama, la compañía norteamericana ha creado una versión más lujosa, una versión que se diferencia del resto por la utilización de elementos exclusivos. Solo hay que echar un vistazo rápido a su exterior, donde la palabra ‘Fiesta’ ha sido sustituida por ‘Vignale’, para darnos cuenta de que las llantas cromadas de 18 pulgadas y el diseño del paragolpes delantero tienen un diseño único. También la calandra, el difusor y los estribos laterales, que adoptan elementos cromados. Este toque ‘chic’ casa a la perfección con el trabajo que han realizado los diseñadores en su conjunto, un excelente trabajo en el que destacan sus grupos ópticos, los delanteros con unas luces diurnas LED reconocibles a primera vista.

Prueba Ford Fiesta 2017 Vignale

Este ‘toque’ de medio boato también se aprecia en el interior, sobre todo en sus asientos de cuero con tapizado hexagonal y en el salpicadero, que está cubierto también de este noble material. Me llama la atención el cuadro de instrumentos similar a un ‘black pannel’ con pantalla TFT multifunción de 4.2 pulgadas, la reducción del número de botones -casi la mitad con respecto al Fiesta anterior- y la pantalla del sistema de infoentretenimiento, de ocho pulgadas y con SYNC 3. Todo tiene una calidad percibida bastante buena, quizá la mejor del segmento. Y sí, tienes razón, estoy probando el Ford Fiesta Vignale, pero en otras variantes menos ‘premium’ como el Titanium, también tiene uno esta sensación. 

Comparativa en vídeo: Ford Fiesta contra Seat Ibiza

El Ford Fista 2017 ha crecido en longitud, anchura y batalla; solo se ha visto reducida su altura. A priori, el cambio en esta última cota puede suponer menos espacio para la cabeza, pero Ford ha sabido solventarlo con un hueco suficiente, pero justo -influye en que la unidad de pruebas equipa techo panorámico, que siempre resta-. También se mantiene su destacado espacio para las piernas y el reservado a los hombros, que en el caso del utilitario de Ford es justito. El maletero también varía; es 13 litros más amplio, por lo que ahora suma 303, que pueden verse ampliados a 984 gracias a que los respaldos de los asientos traseros se pueden abatir.

Una de las joyas del nuevo Ford Fiesta que he probado la he descubierto bajo el capó. He de reconocer que los motores diésel no son santo de mi devoción: su sonido no se puede comparar con uno de gasolina. Pero a pesar de ser un poco escandaloso, sobre todo a bajas vueltas, su bloque 1.5 TDCi de cuatro cilindros me ha encantado. Rinde unos rabiosos 120 caballos y entrega un par máximo de 270 Nm. Su fuerza es más acusada a partir de las 1.700 rpm, pero es a 2.000 cuando comienza a dar su do de pecho. Pero como casi todo lo que sube, también baja; su enérgica respuesta comienza a desfallecer cuando la aguja del cuentavueltas toca la 4.200 rpm. Es capaz de acelerar de 0-100 km/h en 9 segundos, 9 décimas más rápido que el Ford Fiesta 1.0 EcoBoost con cinco caballos más.

No te pierdas: Estos son los planes de futuro de Ford 

Acompaña un chasis muy bien trabajado, a pesar de tratarse del mismo que la generación anterior; una dirección con un muy buen tacto y una suspensión con un destacado equilibrio entre comodidad y deportividad.

Prueba Ford Fiesta 2017 Vignale

Después de probar Ford Fiesta 2017 Vignale 1.5 TDCi tengo clara una cosa: a falta de probar el Volkswagen Polo 2017, es el rival a batir. El segmento está lleno de excelentes oponente como el Seat Ibiza 2017, pero creo que el norteamericano ha dado un salto enrome. Y no hace falta que escojas esta versión Vignale para tener un cochazo, porque el Titanium ya es considerado una buena alternativa. Respecto al motor diésel, si eres de las personas a las que les afecta su traqueteo, opta por el EcoBoost, aunque también las produce, pero en menor medida. Si no te incomodan, es un propulsor con una respuesta magnífica que unido a su cambio manual, rápido y preciso que invita a jugar con él, trabaja de maravilla.  

Conclusión

Lo mejor

Imagen. Calidad percibida. Respuesta de su motor 1.5 TDCi

Lo peor

Sonido del motor diésel. Espacio para los hombros en las plazas traseras.

Y además