Skip to main content

Práctico

Renting

Renting de vehículos: todo lo que necesitas saber si quieres comprar coche por renting

Renting de coches

El renting de coches gana popularidad entre los compradores, quienes aprecian las ventajas de esta modalidad a la hora de adquirir y disfrutar de un vehículo.

El renting de vehículos es una modalidad a la hora de adquirir y utilizar un vehículo que, aunque no es nada nuevo, ha ganado popularidad en los últimos años entre los compradores, quienes entienden que las ventajas de este tipo de ‘compra’ son mayores que sus desventajas. En estas líneas vamos a analizar todo lo relacionado con los coches de renting, para que descubras esta forma alternativa de adquirir y utilizar un vehículo.

No te pierdas: Guía de compra: coche de renting, todo lo que debes saber

El renting, como su propia palabra indica, proviene de la palabra inglesa “rent”, que significa “alquilar”. ¿Cómo funciona el renting? Se trata de una modalidad de adquirir un vehículo, ‘alquilándolo’ durante un período determinado y donde se incluye, generalmente, el mantenimiento y los servicios necesarios. Esta modalidad de compra se diseñó pensando en las empresas, pero cada vez gana más popularidad entre los particulares por sus ventajas en cuanto a despreocupación a la hora de utilizar el coche en el día a día.

Coches de renting: qué incluye, ventajas y desventajas, qué hacer después…

Adquirir un coche de renting supone que una empresa (alquiladora) arrenda al cliente el vehículo a través de un contrato específico en el que se refleja la duración del mismo (entre uno y cinco años), la cuota mensual, la cantidad de kilómetros anuales y los servicios que se contemplan. No existen limitaciones a la hora de arrendar un vehículo, ya que las marcas ofrecen, por lo general, casi toda su gama de productos a través de esta modalidad. Además, el coche será propiedad de la empresa de renting, mientras que el contrato estipulará quien o quiénes son las personas autorizadas a conducir el vehículo.

¿Qué incluye y excluye el renting de vehículos? 

Además de permitirte utilizar un vehículo no en propiedad a cambio de una cuota mensual durante una serie de años, el renting incluye a favor del arrendado (puede variar dependiendo de la compañía o la financiera):

  • Seguro a todo riesgo sin franquicia
  • Reparaciones en caso de avería mecánica
  • Vehículo de sustitución
  • Asistencia en carretera
  • Sustitución de neumáticos (según plazos establecidos)
  • Mantenimiento completo del vehículo
  • Reclamación de multas
  • Gestión de la compra del vehículo, matriculación, gastos de transporte, etc.
  • Outlet de renting

Estos servicios excluyen algunos que correrán a cargo del arrendado, como el coste del combustible, multas o sanciones de tráfico y reparaciones a consecuencia de un uso indebido del vehículo.

Ventajas y desventajas

¿Me interesa un renting de coches? En este caso, existen una serie de ventajas y desventajas, como cualquier tipo de modalidad de compra o adquisición, que debes tener en cuenta antes de dar el paso definitivo. 

Entre las ventajas del renting figura contar con un seguro a todo riesgo (lo pagas proporcionalmente en cada cuota mensual), el pago del mantenimiento y las posibles averías, podrás renovar el coche cada cierto tiempo (estipulado por el contrato), y nunca te quedarás sin coche, ya que la compañía pondrá a tu disposición un vehículo de sustitución ante cualquier imprevisto.

Sin embargo, el renting de coches también cuenta con una serie de desventajas, todas ellas derivadas de la firma de un contrato con una serie de cláusulas de riguroso cumplimento. Entre ellas se incluye la propiedad del vehículo (siempre será de la empresa), deberás cumplir la vigencia del contrato, no podrás elegir taller, y no puedes superar el kilometraje anual establecido (si contratas un kilometraje anual mayor, deberás pagar más en cada cuota).

¿Qué hacer una vez finalizado el contrato de renting?

Ha transcurrido el período establecido en el contrato para el ‘alquiler’ del vehículo -entre 12 y 60 meses-, ¿qué puedes hace ahora? Las compañías de renting ofrecen tres vías diferentes entre las cuales deberás elegir una cuando se cumpla el contrato:

  • Pagar la última cuota y devolver el coche a la compañía de renting.
  • Cambiar el coche por uno nuevo. En este caso, se redactará un nuevo contrato con condiciones específicas para el nuevo modelo y deberás pagar más o menos en función del tipo de coche por el que renovar.
  • Puedes quedarte el coche. Si eliges esta opción, acordarás el pago de la cuota final, que estará compuesta por el valor residual del vehículo (precio del vehículo en el mercado de segunda mano).

Renting particulares: ¿al contado, financiando o mediante renting?

Como decía más arriba, el renting de vehículos a particulares es una modalidad que gana popularidad año tras año. Muchos son los conductores que, por el uso que vayan a hacer de un vehículo o por la tranquilidad de olvidarse de obligaciones como el seguro o el mantenimiento, prefieren las ventajas de un renting en lugar de adquirir un coche nuevo directamente a un concesionario.

Es por ello que ahora la gran mayoría de marcas del mercado ofrecen un programa propio de renting a particulares, donde puedes contratar estos servicios sin hacer uso de una compañía de renting específica.

Añadir esta modalidad de “compra” provoca que sea más complicado decidir entre el pago al contado, la financiación o el renting de coches. Cada una de ellas conlleva una serie de ventajas y desventajas que debes estudiar muy bien para no escoger la que menos te interese. En la siguiente tabla comparativa puedes ver las diferencias principales:

  Renting Financiación Al contado
Seguro A todo riesgo incluido No incluido No incluido
Mantenimiento Incluido No incluido  No incluido
Reparaciones Incluidas (salvo uso indebido) No incluido No incluido
Cambio de neumáticos Incluido (estipulado en contrato) No incluido No incluido
Vehículo en propiedad No Si, aunque con limitaciones por la financiación Si
Posibilidad de vender el coche No Si (saldando la deuda con la financiera) Si
Pago de impuestos Incluidos No incluido No incluido

Es importante destacar que un cliente particular no podrá elegir un coche personalizado en un renting. Las compañías ofertan coches de renting concretos y el arrendado no podrá elegir tapicerías, colores, motorizaciones o equipamiento opcional. Tampoco están permitidas las modificaciones por contrato, si se realiza el cambio de la radio o el tintado de lunas, se deberá acordar con la compañía y ella decidirá el taller en el que se realice dicha modificación.

Renting coches empresa: por y para los negocios

Una solución interesante es el renting de coches a empresas. Esta modalidad, que está en el origen de esta forma de adquirir y disfrutar de un coche nuevo, surgió precisamente para satisfacer las necesidades de este tipo de clientes, enfocándose en el uso intensivo que hacen de los coches las empresas, especialmente cuando se trata de vehículos comerciales.

Una empresa, por lo general, hace frente a multitud de gastos derivados de su actividad económica, por lo que olvidarse del pago del seguro o del mantenimiento de su flota de vehículos es algo que muchos empresarios agradecen. También es una manera de disponer siempre de una flota actualizada, renovada y en perfectas condiciones.

También conlleva una serie de ventajas fiscales dependiendo del tipo de empresa o profesional del que se trate. Si es una empresa, se puede deducir el 100% del importe de las cuotas mensuales del renting en el Impuesto de Sociedades, ya que éstas se consideran un gasto de su actividad empresarial. En el caso de ser un profesional o autónomo, se podrán deducir el importe de la cuota mensual en el Régimen de Estimación Directa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Leasing coches: diferencias con el renting

Si hablamos de renting, es probable que hayas escuchado el término leasing. Esta modalidad es un alquiler con derecho a compra. La compañía cede el uso del vehículo al cliente a cambio del pago de una cuota mensual. Al finalizar el plazo del contrato, el arrendado tiene la opción de comprar el coche pagando el valor residual o devolverlo. Aunque en teoría pueda parecer lo mismo, existen importantes diferencias entre el renting y el leasing.

El leasing es un tipo de contrato que está más próximo a una financiación que a un renting. En este caso, la empresa de leasing adquiere el coche deseado por el cliente y lo arrenda a cambio de unas cuotas mensuales en un contrato con una duración mínima legal de dos años. La propiedad del coche es de la compañía, pero la titularidad es del cliente. A este tipo de contrato puede acceder cualquier tipo de persona física o jurídica.

Entre las principales diferencias con el renting encontramos: 

  • Administración del vehículo: en un contrato de leasing se encargará el cliente y en uno de renting, la compañía. 
  • Plazos del contrato: el leasing tiene una duración legal mínima de dos años, pero puede llegar a ser de toda la vida útil del vehículo. Mientras tanto, el renting se acuerda entre 1 y 5 años.
  • Tipo de cuota mensual: en el leasing puede ser fija o variable, mientras que en el renting es fija.
  • Servicios incluidos: en el leasing ninguno. En el renting todos menos las averías debidas a un uso indebido del vehículo, el combustible y las multas.

Y además