Skip to main content

Práctico

Renting

Guía de compra: coche de renting, todo lo que debes saber

Guía de compra: coche de renting

¿Quieres conducir un coche nuevo, y te planteas la opción del renting a particulares? ¿O prefieres un coche de ocasión el renting?

Cinco coches de renting que ahora mismo son un chollo

Hoy te contamos todo lo referente a los coches de renting. ¿Quieres comprarte un coche procedente del sector del renting? ¿O prefieres disfrutar de la opción del coche de renting a particulares? Este alquiler a largo plazo se está perfilando como una de las soluciones más populares entre quienes desean conducir coche nuevo, o incluso entre quienes desean hacerse con un vehículo de ocasión.

Un coche de renting puede adquirirlo el propio arrendador, al terminar su contrato de alquiler, u otra persona (dado que, como seguramente sepas, el alquiler a largo plazo -el renting- es una de las principales vías que el sector tiene para ofrecer coches de ocasión). Ahora bien, ¿es una buena idea comprarse un coche de renting?

Antes de analizar si la opción es buena o no, cabe recordar qué es el renting, sus ventajas e inconvenientes.

Guía de compra: coche de renting, todo lo que debes saber

El renting es un alquiler a largo plazo de un coche apto para particulares y para empresas, que puede (o no) incluir una cláusula final por la cual, el usuario puede decidir comprar el vehículo al finalizar el contrato.

Con el renting, el coche es, en todo momento, propiedad de la empresa arrendataria; el particular lo alquila por un tiempo determinado que se estipula en el contrato (y que suele oscilar entre los dos y los cinco años) mediante el pago de una determinada cuota mensual. Esta incluye los gastos derivados del uso del vehículo (estos se suelen ampliar en función del tipo de plan que se contrata): impuestos, mantenimiento, posibles averías, seguro, neumáticos... Con el renting, el particular solo tiene que correr con los gastos de gasolina, peajes y multas.

No te pierdas: Robo de un coche de renting, ¿cómo debes actuar?

 El contrato del renting también suele incluir un kilometraje máximo anual; si este es superado, el arrendador tendrá que pagar una penalización. Por ello, es importante leerse bien el contrato antes de firmarlo, y tener este dato muy presente.

¿Interesa conducir un coche por renting? Pues... Depende. El renting tiene ventajas y desventajas, como todo. En la parte buena del renting, tenemos que no se necesita dar ninguna entrada, que no tienes que preocuparte del mantenimiento ni otros gatos derivados, que, durante el tiempo que tienes el coche alquilado, te sale más barato (se calcula que un 15% menos que con soluciones como la compra tradicional o la financiación)...

Eso sí: con el renting, el coche no llega a ser tuyo (a no ser que el contrato incluya una cláusula de opción final de compra, y que decidas adquirirlo). Además, no podrás superar el kilometraje estipulado en el contrato (te arriesgas a tener que abonar una penalización económica) ni podrás rescindir el contrato antes de lo acordado.

 Comprarse un coche de ocasión procedente del renting

Como ya te adelantaba al inicio, el renting es una de las principales vías que el sector tiene para ofrecer coches de segunda mano. ¿Interesa comprarse un vehículo de ocasión procedente de renting? A diferencia de lo que ocurre con los coches de alquiler (que han tenido muchos conductores), en el caso del renting, el vehículo ha tenido un solo dueño, que lo ha tratado como propio, y ha recibido el mantenimiento adecuado de manos de la empresa arrendataria.

Además, y al existir un kilometraje máximo anual, es fácil que el coche no tenga demasiados kilómetros. Por ello, comprarse un vehículo de ocasión procedente del renting puede ser una buena opción a tener presente.

 

Y además