Skip to main content

Práctico

Renting para autónomos o particulares, las diferencias

our renting de Volkswagen

¿Qué diferencias hay?

De sobra es conocido que en los últimos años las operaciones de renting en vehículos han proliferado. Hace unos años, este término solo era escuchados si hablábamos de empresas o de autónomos, nunca en el ámbito particular. Nada que ver con nuestros tiempos, en donde los renting en el canal de particulares han aumentado considerablemente. ¿Cuáles son las diferencias entre el Renting para autónomos y particulares?

No te pierdas todas las novedades de 2019

¿Qué es el renting?

Si aún no lo conoces, el término renting hace referencia a una forma diferente de acceder a un vehículo. Por esta vía adquieres un modelo bajo un contrato de cesión durante, normalmente, varios años, pagando una cuota que dependerá del tipo de vehículo. Dentro de esa mensualidad incluirán una póliza de seguro a todo riesgo sin franquicia, cambio de neumáticos, mantenimiento e impuestos.

Particulares y autónomos

Desde hace años, el renting era una buena manera de adquirir un vehículo si eras autónomo o empresa y utilizarías el vehículo para el desempeño de la profesión. Actualmente, cada vez más clientes particulares adquieren su nuevo vehículo a través de este medio, una decisión que toman atraídos por la cuota mensual que incluye diferentes gastos y la posibilidad del cambio de modelo transcurridos los años de contrato.

VÍDEO: Los 5 mejores SUV que te puedes comprar por debajo de 30.000 euros

¿Qué diferencias hay?

Dada la gran diferencia que existe entre un cliente particular y otro autónomo o de empresa, en las operaciones de renting también hay diferencias notables dependiendo del tipo cliente. La principal tiene como beneficiario al autónomo, pues solo en este caso podremos beneficiarnos de las ventajas fiscales con las que cuentan las empresas y sociedades mercantiles. Este canal puede deducir el 100% del importe de las cuotas mensuales en el Impuesto de Sociedades, al considerarse un gasto de su actividad profesional.

De la misma manera, por este medio pueden deducirse los profesionales y autónomos la cuota de su contrato de renting en el Régimen de Estimación Directa del IRPF. Esto último, como decimos, siempre que quede demostrado que este uso está dentro de su actividad profesional.

En cambio, en el renting de particulares, la gran diferencia la encontramos en la oferta. Para facilitar la compra, o convencer al cliente, la entrada en la adquisición del vehículo se suele eliminar. De la misma manera, los años de contrato suelen también reducirse, ofreciéndoles un nuevo modelo al dar por concluido ese tiempo.

Lecturas recomendadas

Y además