Skip to main content

Práctico

Motor

Renta 2021-2022: ¿debes declarar las ayudas recibidas para comprar un coche nuevo?

Esto es lo que España recauda en impuestos al automóvil cada año
Gettyimages

El pasado 6 de abril empezaba la campaña de la Renta 2022 que, en realidad, tiene que ver con tu situación durante el ejercicio fiscal de 2021. Y aunque quede tiempo por delante para que concluya, no te duermas en los laureles (tienes hasta el 30 de junio) y resuelve tus dudas. Por ejemplo, ¿te has planteado si debes declarar las ayudas recibidas para comprar un coche nuevo?

Cuando se compra un coche nuevo, tal cual, en principio ya se pagan los impuestos correspondientes, como el de IVA 21% o el impuesto de matriculación (para todos los vehículos cuyas emisiones oficiales (de acuerdo con el nuevo protocolo WLTP) no sean inferiores a los 120 gramos por kilómetro. 

VIDEO

VÍDEO: Sube el Impuesto de Matriculación este 2022 y los coches serán más caros

Por tanto, las personas físicas que hayan adquirido un coche nuevo en 2021 no deberían pagar nada más, aunque lo destinen para trabajan por cuenta ajena o estén jubiladas, porque un se trata de algo que está considerado, simple y llanamente, como un bien de consumo. Sin embargo, ¿has de declarar las ayudas para comprar un coche nuevo que recibiste del Gobierno, como el Plan Moves?  

Sí. Las cantidades en cuestión que se hayan percibido -y hayan incrementado pues la base imponible según los tramos impositivos estipulados- habrá que declararlas a Hacienda como ganancia patrimonial, por lo que estarán sujetas a gravamen y, en definitiva, tendrás la obligación de pagar por ellas. 

¿Se puede uno deducir algo? ¿Quién? Solamente si el coche es nuevo (ni usados, ni 'seminuevos' ni 'kilómetro cero' -estos últimos tipos son de segunda mano a todos los efectos-), podemos ver una serie de supuestos en los que el interesado puede rebajar un poco los costes finales con las deducciones contempladas en la ley. Es el caso de discapacitados o autónomos, por ejemplo. 

Los autónomos podrán desgravar el 50% de las cuotas (capital e intereses) de el año y el 50% del IVA de su coche nuevo recién comprado, aunque también hay posibilidad de hacerlo en ciertas modalidades de renting (aunque el vehículo no sea en propiedad), siempre que estos utilicen para trabajar el vehículo en cuestión. 

Y esto incluye tanto a los que lo usen para transportarse como aquellos que lo empleen como herramienta de trabajo habitual para llevar a personas o mercancías (en este segundo caso, incluso, podrían desgravarse el 100% del IVA). Es decir: taxistas, chóferes de transporte privado, representantes, transportistas, profesores de autoescuela...  

Además, estos colectivos podrían desgravarse también los gastos de mantenimiento, los de gasolina (entre el 50% y el 100%) siempre que sea para la ejecución de su trabajo y, cómo no, que el vehículo del que se trate haya sido matriculado a nombre del mismo profesional autónomo que presente la declaración.

En el caso de los coches de empresa, las compañías serán las que se puedan desgravar una parte de su coste, por ser las titulares, y el trabajador debe declarar el 20% del coste anual de adquisición del coche como ingresos en especie y tributar esa cantidad añadiéndola a las rentas del trabajo obtenidas durante el   año fiscal.

Si el coche es de tercero, ese 20% se calculará sobre su valor de mercado. Si es un coche eléctrico o híbrido enchufable, con más de 15 km de autonomía en EV y un precio menor de 40.000 euros, habrá un 30% de descuento;  si el coche es híbrido, un 15%; y si es un diésel o gasolina de menos de 120 gr/km y menos de 25.000 euros, puede desgravarse un 15%.

Además, también hay que hablar de los discapacitados o personas con necesidades especiales, tanto si son las que conducen como si se trata de las personas de las que dependen o están a su cargo de alguna manera. Así, el  comprador de un vehículo puede desgravar el 50% del IVA, impuesto que, en este caso es del 4% en vez del 21% habitual.  

Y además