Skip to main content

Práctico

¿Quién engaña en un seguro?

¿Quién engaña en un seguro?

Tanto las compañías aseguradoras como los tomadores de la póliza puede intentar incurrir en engaños...

¿Quién engaña a quién en un seguro? Cerrar el contrato con el seguro y hacerte tomador de una póliza habrá implicado unas negociaciones previas, en las cuales se presupone la buena intención por ambas partes. La compañía aseguradora ofrece las coberturas, y el usuario paga por ellas. Pero, ¿y si las verdades que se dan son a medias?

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

La aseguradora habrá de exponer claramente las condiciones generales de la póliza; si el trabajador de la compañía no explica bien esto (por ejemplo, cuenta solo lo bueno, y nada de lo malo), podría considerarse engaño. Pero como esto puede ser difícil de demostrar, lo mejor es que te leas con detenimiento los detalles del contrato que se firma con la compañía de seguros.

Pero, ¿y si el que engaña al seguro es el usuario? Al ir a contratar un seguro para el coche, hay quien no da todos los detalles sobre el mismo o sobre el conductor, con el fin de que el coste del seguro sea menor. Así, por ejemplo, se suelen intentar este tipo de engaños:

1. Conductor del vehículo

Un engaño habitual a la hora de contratar el seguro es el de declarar una persona con experiencia y pocos siniestros como conductor, cuando en realidad va a ser otra (por lo general, un conductor novel) la que lo va a utilizar de manera habitual. El objetivo es pagar menos por la póliza. En estos casos, lo que suele pasar es:

  • Declarar como conductor a alguno de los padres, cuando el conductor habitual será el hijo.
  • Declarar como conductor a alguno de los padres, poniendo como conductor ocasional al hijo, cuando en realidad el conductor habitual será este último. Este engaño será el menos grave, puesto que la aseguradora hará pagar un plus por ese conductor ocasional.

No te pierdas: ¿Cuál es el mejor seguro a terceros por su calidad/precio?

Para evitarlo, las aseguradoras piden el permiso de circulación del vehículo para ver a nombre de quién está. Si este es de una persona distinta a la que se declara en como conductor, las sospechas se dispararán; solución: subir la prima o no asegurar.

2. Vehículo

Otra forma de engañar al seguro es la de declarar un vehículo cuando en realidad es otro. Por ejemplo, decir que el coche que se asegura es el modelo de entrada a gama, cuando es una versión superior. Para evitar este engaño, las aseguradoras hacen lo mismo: pedir el permiso de circulación del coche y la ficha técnica.

3. ¿Y si estos engaños al seguro consiguen colar?

Si logras engañar a tu seguro y se prueba mala fe en ello, se rescindirá su contrato, quedándose con la prima no consumida y exenta de pagar indemnizaciones en caso de siniestro. Si no apreciase mala fe, en caso de que se produzca un siniestro, la aseguradora pagará el coste de la diferencia entre lo que tenía que haber pagado, y lo que pagó en realidad.

Lecturas recomendadas