Skip to main content

Práctico

Motor

Híbridos y eléctricos: ¿cuál elijo?

guia compra hibrido enchufable

Si pinchas en nuestro buscador de coches nuevos, te darás cuenta de que el panorama cada vez es más complejo y apetecible, pero también existe el riesgo de que la enorme oferta te abrume y acabes por salir corriendo. Coches de gasolina, diésel, bifuel de GLP o GNC, 100%… y entre los electrificados, pues microhíbridos, PHEV, full-Hybrid, 100% ‘a pilas’… Pues en este caso, nos quedamos con estos dos últimos, por si eres de las muchas personas que se están planteando algo como: “entre híbridos y eléctricos, ¿cuál elijo?”. 

Los mejores coches híbridos enchufables para comprar en 2021 por menos de 35.000 euros

Aunque la publicidad de algunos fabricantes tampoco te ayude mucho a resolver dudas e introduzca conceptos como ‘autorrecargable’ o el prefijo ‘eco’ por todas partes, quédate con que los híbridos son una categoría en sí misma y los eléctricos, otra. ¿Que el híbrido es eléctrico? No exactamente, pero sí es cierto que tiene una parte importante de electricidad. ¿Que los eléctricos son todos los que se enchufan? Tampoco es exactamente así. Así que vayamos a esclarecer las cosas desde el principio.

Vídeo: 5 híbridos que compensan más que un gasolina

  • Un coche híbrido (hybrid o full-Hybrid) es aquel que tiene una mecánica compuesta por una parte térmica (de gasolina o -raramente- diésel) y otra compuesta por uno o más motores eléctricos alimentados por una batería. Al pulsar el botón de arranque, el vehículo puede ir combinando el funcionamiento de ambos según la necesidad siempre y cuando quede energía de la batería, que a su vez se va recargando con el propio motor térmico, con la energía residual de las frenadas y con las pendientes descendentes.

La filosofía de estos automóviles es optimizar al máximo los recursos energéticos, y, por consiguiente, el consumo de combustible y las emisiones. 

Especial coches híbridos

Los vehículos híbridos de última generación permiten recorrer unas decenas de kilómetros en modo EV (es decir, como Electric Vehicle, sin emisiones, siempre que tengan la pila lo suficientemente llena y que no demandes, de pronto, más par motor (una aceleración fuerte, una cuesta) o más velocidad. 

Consejos contra el frío: 4 reglas para optimizar un eléctrico o un híbrido enchufable en invierno
  • Un coche eléctrico (plug-in) como tal es aquel cuya única fuente de energía para desplazarse procede de sus baterías, que se recargan mediante enchufe normal como el de la red doméstica (de corriente alterna) o a una toma de carga rápida (de corriente continua) y, ligeramente, con la energía procedente de las pendientes descendentes y de las frenadas. 
plan moves 2021 coche electrico hibrido segunda mano

¿Qué ventaja y desventajas tienen?

  • Las ventajas de un coche híbrido frente a un eléctrico es que el primero trata de ofrecer lo mejor de dos mundos, el de los motores de gasolina y diésel y el de la electromovilidad. Esto se traduce, teóricamente, en una conducción más suave, silenciosa, eficiente y respetuosa con el medio ambiente, pero que no renuncia a mucha más autonomía y, sobre todo, a la seguridad de no quedarte tirado por falta de puntos de recarga. 

Especial coche eléctrico

  • La ventaja de un coche eléctrico puro es que sale más barato de adquirir y mantener (la mecánica es más sencilla y tiene menos elementos que mantener o susceptibles de estropearse),tiene siempre un par motor mucho más inmediato y continuo ‘desde abajo’, no produce emisiones y su etiqueta Cero de la DGT permite entrar con él a las zonas restringidas a la circulación, aparcar gratis en algunos servicios de estacionamiento regulado y entrar en carriles de alta ocupación tipo VAO sin necesidad de llevar a pasajeros. El coste por kilómetro puede ser realmente interesante para muchos trayectos urbanos y de circunvalación, sin imprevistos, diarios y sin arriesgarse a irse muy lejos.

Todo sobre las etiquetas de la DGT

  • Las desventajas de un coche híbrido, por tanto, son un mayor precio de partida, un mayor sobrepeso y una etiqueta de la DGT ECO. Además, a veces se muestran más perezosos que los 100% enchufabables y, lo que es peor, si tus recorridos son eminentemente interurbanos y por vías muy rápidas o por carreteras secundarias secundarias de montaña, es posible que pierdan todos sus puntos fuertes ante otros coches equivalentes convencionales, gasolina o diésel. 
  • Por su parte, las desventajas de un eléctrico pasan por una autonomía mucho más limitada, la falta de infraestructura suficiente de puntos de recarga y una necesidad mayor de planificar tu movilida y que, si no cuentas con descuentos o ayudas de la Administración, pueden ser más difíciles de amortizar. 

Entonces, ¿qué coche comprar? ¿Un híbrido o un híbrido enchufable?    

En caso de que no te encaje un eléctrico y quieras comprar un híbrido, quizás lo tuyo sea un híbrido enchufable (Plug-in Hybrid Electric Vehicle -PHEV-), un coche también con doble motorización (térmica y eléctrica) que se va combinando entre sí también… pero que, además, ofrecen una toma de corriente (alterna, continua o ambas) para que puedas recargar las baterías directamente y circular exclusivamente en modo EV/cero emisiones; o bien, reservar esa batería e ir sólo en modo térmico; o bien funcionar de una manera híbrida automática… 

Son, por tanto más caros, pero también, más polivalentes, y, de momento, están catalogados por Tráfico con la pegatina medioambiental Cero, no como sus ‘hermanos’ híbridos enchufables. ¿Con cuál te quedarías tú? 

Y además