Skip to main content

Práctico

Coche eléctrico

Cómo funciona un coche de hidrógeno (o pila de combustible)

Bosch apuesta por electrificación y el hidrogeno para la descarbonizacion.

Su presencia en el mercado es todavía testimonial pero, a medida que aumenten las infraestructuras y la tecnología se haga más asequible, irán proliferando. Te contamos cómo funciona un coche de hidrogeno (o pila de combustible), así como las ventajas e inconvenientes que aporta.

A nivel medioambiental, los coches de hidrógeno están clasificados por la DGT como Cero Emisiones. Tienen, por tanto, la misma pegatina que los coches eléctricos (la azul) y es que, aunque con sus particularidades, los de pila de combustible son vehículos cien por cien eléctricos.

Así funciona un coche de hidrógeno

Para entender mejor cómo funciona un coche de hidrógeno comenzaremos explicando en qué se diferencian de los eléctricos de batería. 

Un coche eléctrico de batería (EV) posee un motor eléctrico que funciona con electricidad que almacena en una batería. Esta electricidad se consigue mediante una toma de enchufe. Un coche de hidrógeno tiene un motor y una mecánica similar; la diferencia es que en vez de una batería, obtiene la electricidad de una pila de combustible de hidrógeno líquido.

 

La clave de la mecánica de un coche de hidrógeno es, por tanto, la pila de combustible. Es aquí donde se produce una reacción química entre el hidrógeno almacenado en los depósitos del vehículo y el oxígeno que llega del exterior. Esta reacción forma electricidad para mover el coche y vapor de agua, que es lo único que se expulsa por el tubo de escape. 

La electricidad que se produce en la pila de combustible se almacena en la batería. 

En resumen: un coche de hidrógeno tiene un motor eléctrico que se alimenta de una batería que, a su vez se recarga gracias a la reacción química que se produce en la pila de combustible. Para que esta se produzca es imprescindible el hidrógeno que se almacena en los tanques del vehículo (estos son los que se llenan en cada repostaje). 

Coche de hidrógeno
Mercedes GLC F-Cell

Problemática (y ventajas) de los coches de hidrógeno

Un automóvil de pila de combustible podría ser una alternativa a los automóviles eléctricos, con la ventaja de que repostar hidrógeno puede ser igual de rápido que echar gasolina. Pero también tienen inconvenientes.

Algunas ventajas de los coches de hidrógeno:

  • No contaminan cuando circulan (sí contamina la producción de hidrógeno)
  • Tiene etiqueta Cero emisiones, que permite acceder a las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de las ciudades y ofrecen ventajas fiscales.
  • El repostaje es más rápido que la recarga de un eléctrico de batería (en tiempo es similar al llenar el depósito de combustible)

Aun así, sigue habiendo inconvenientes:

  • Casi no hay puntos de repostaje
  • El precio del combustible es caro
  • Hay pocos modelos a la venta y, además, son coches con precios muy altos
toyota mirai

Cuánto dura la pila de combustible

Una de las preguntas habituales alrededor de los coches de hidrógeno es: ¿cuánto dura la pila de combustible?

Toyota, que es uno de los fabricantes con más experiencia en esta tecnología y que tiene en su catálogo uno de los pocos modelos de hidrógeno que se venden en la actualidad en España, el Toyota Mirai (imagen superior), nos da la respuesta.

"Cuando se trata de durabilidad, hay que pensar en un coche impulsado por hidrógeno de la misma manera que se hace con un vehículo convencional de gasolina o diésel", afirman. "Las celdas de pila de combustible de un Toyota Mirai están diseñadas para durar toda la vida útil del coche con la misma calidad, durabilidad y fiabilidad que cualquier otro Toyota", aseguran.

Y además