Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

Seat Tarraco, ¿mejor comprar diésel o gasolina?

Seat Tarraco

El Seat Tarraco es el gran SUV de la marca española, y desde luego una gran apuesta para aquellos compradores con necesidades familiares y amplias demandas de espacio. Pero, ¿mejor elegir un motor diésel o uno de gasolina? Vamos a verlo.

VÍDEO: Todos los detalles del Seat Tarraco

Los SUV están de moda, nada nuevo hasta aquí. Por ello los diferentes fabricantes han ido poniendo a la venta más y más opciones de todos los colores y tamaños. Y si se trata de hablar de tamaño, tenemos que hacerlo del Seat Tarraco. El todocamino más grande de Seat alcanza los 4,74 metros de longitud, y ofrece la posibilidad de configurar un interior con cinco o siete plazas. Supera de largo por tanto al siguiente todocamino de la marca, un Seat Arona que anuncia 4,36 metros, y está dispuesto sobre la misma plataforma que otro SUV de gran tamaño generalista como el Skoda Kodiaq.

No te pierdas: Todas las novedades que verás en 2019

Aunque podríamos hablar largo y tendido de todas y cada una de las características del Tarraco, hoy el objetivo es arrojar luz sobre qué motor conviene más equipar. De momento, y hasta que llegue la versión híbrida enchufable del modelo, que anticipa una potencia de 210 CV, el debate se centra entre las unidades de gasolina y las diésel. Entre las primeras encontramos dos opciones, mientras que entre las segundas hay tres, todas ellas partiendo del mismo propulsor.

El Seat Tarraco de gasolina empieza por ofrecer un motor 1.5 EcoTSI de 150 CV. De serie viene con sistema de tracción delantera y una caja de cambios manual de seis velocidades. Se trata además de la versión de acceso a la gama con un precio de partida de 31.950 euros. Por encima está otro propulsor, en esta ocasión un 2.0 litros TSI que, además de entregar una potencia de 190 CV, se asocia con el cambio automático DSG de doble embrague con siete velocidades y un sistema de tracción total.

No te pierdas: Probamos el Seat Tarraco

El punto de partida de las unidades diésel del Tarraco es siempre el motor 2.0 TDI que tan buenos réditos da en el Grupo Volkswagen. Son muchos los modelos que lo usan con óptimos resultados. En el caso del SUV de Seat, la oferta empieza con la variante de 150 CV, que como en el caso del acceso a los motores de gasolina cuenta con un sistema de tracción delantera y con cambio manual de seis marchas. Su precio inicial es algo más elevado que el de éste, con 33.250 euros. Este mismo propulsor lo tenemos con caja de cambios automática de siete velocidades DSG y tracción total. La joya de la corona es la variante de 190 CV del mismo motor, también con tracción total y cambio automático de siete marchas DSG.

VÍDEO: Seat Tarraco, el coche que protege ¡a los ciclistas!

¿Mejor diésel o de gasolina?

Una vez con toda la información en la mano, ¿es mejor adquirir el Seat Tarraco con un motor de gasolina o con uno diésel? Como siempre que hablamos de algo así, no existe una verdad absoluta, pues todo dependerá de las necesidades personales de cada uno y de la utilización que se le vaya a dar al vehículo. Por ejemplo, si no se tiene ninguna intención de circular por zonas de tierra ni nada parecido, personalmente apostaría siempre por una de las versiones de tracción delantera, y entre ellas concretamente por el diésel. Es algo más caro, sí, pero su mayor par motor nos permitirá circular más desahogados en todas las situaciones, ya que no hay que olvidar que el Tarraco es un vehículo pesado. Eso sí, no puedo dejar de resistirme a los encantos de la caja de cambios DSG automática de doble embrague. Si estás en la misma situación, debes saber que el motor 2.0 TSI de 190 CV funciona muy bien, pero cualquiera de las dos opciones diésel asegura unos consumos bastante más contenidos. Así que, resumiendo y concretando la respuesta sí, un servidor se compraría el Tarraco con motor diésel.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas