Imagen de perfil de Susana Viñuela
La opinión de
Susana Viñuela

Con el Nissan Juke-R en Silverstone

Susana Viñuela

15/12/2011 - 17:42

Adivina adivinanza, crossover japonés por fuera, corazón de 500 CV por dentro. Si tenemos en cuenta que la noticia lleva ya un tiempo pululando por la Red, imagino que en la cabeza de todos estará ya el nombre de Nissan Juke-R. Sorpresón, ninguno.

Pero como no es lo mismo ver foticos en Internet que irte hasta el centro de diseño de la marca en Reino Unido, ver el Juke-R en persona, y de paso pasarte por Silverstone y hacer unas manillas con su hermano, el GT-R, pues oye, adelante, que tampoco todo en este mundo tiene que ser un huevo Kinder.

nissan-juke-r

El Nissan Juke-R incorpora elementos como el motor o la transmisión del GT-R

A eso de las 11 de la mañana locales, y después de un madrugón más que doloroso (cinco de la mañana), llego al Nissan Technical Centre Europe, en medio de Inglaterra (en el medio casi literalmente) y, algo mucho mejor aún, a menos de una hora en coche del circuito de Silverstone.

La idea es conocer en persona la nueva creación de Nissan. Según traspaso la recepción me lo encuentro, negro mate, expresión rodante de la agresividad deportiva como él solo: el Juke-R, y al alcance de mi mano. Y digo de mi mano porque lo único que puedo hacer es abrir todo lo abrible, sentarme en su interior, y alucinar con el ejercicio de poder que Nissan ha desarrollado con en este prototipo. Una demostración de fuerza de la que solo se han producido (y, en palabras de Thomas Deloison, responsable de Estrategia y Planificación de Producto en Nissan, hasta ahí van a llegar) dos unidades, una con el volante a la izquierda y otra a la derecha.

nissan-juke-r-silverstone

¿Quieres datos técnicos? El Nissan Juke-R incorpora el motor del Nissan GT-R, un V6 de doble turbo y 3,8 litros de 480 CV, su transmisión 'transaxle' de seis relaciones y la base, aunque esta última ha sido modificada para adaptarse a las dimensiones del crossover (cuya distancia entre ejes es menor que la del GT-R). También han debido realizarse otras modificaciones, como, por ejemplo, instalar el aire acondicionado en la parte trasera del vehículo (espacio que comparte con las barras antivuelco que cumplen con las especificaciones de la FIA). Otros detalles, como las llantas de 20'', delantan su hermandad con el GT-R.

El vehículo solo puede ser ocupado por dos personas, que habrían de sentarse en sendos bacqets con arneses de cinco puntos de anclaje. Su interior es también pura fusión. La consola es la del GT-R, aunque conserva la esencia de Juke.

Y, aunque parezca increíble, este coche tan extremo está homologado para carretera. “Si te fijas en el alerón trasero, está partido en dos. Esto se debe a que era preciso para que se pudiera ver la tercera luz de freno”, explica Thomas Deloison. Está justo a mi lado, y la pregunta se me escapa de la boca: ¿cuándo se va a producir de serie? “Lamentablemente, eso no va a suceder. Aunque pueda parecer lo contrario, porque tiene la matrícula tapada con una placa que indica su nombre, y el 29 de noviembre ya se dio unas vueltecitas en el mismo Silverstone para realizar sus primeras pruebas, se trata de un experimento para analizar la reacción del público ante un deportivo de tales características”.

Y, por lo visto, está siendo buena. “Hemos recibido llamadas incluso de Arabia Saudí, de una persona que coleccionaba coches y quería el Juke-R en su garaje. Y tuvimos que decir que no. El Juke-R nos servirá como estudio de mercado, pero no está a la venta. En la división de ingeniería Nismo se está estudiando la forma de sacar una versión deportiva del Juke, pero no será esta misma”. Así que, de momento, habrá que esperar.

A Silverstone

nissan-gt-r-silverstone

Hubiera sido una pena estar tan cerquita de Silverstone y no visitarlo. Así lo debieron de pensar en Nissan, que después de presentarnos oficialmente en Juke-R, nos llevaron al famoso circuito. Allí nos esperaban dos GT-R (con el volante a la derecha, como mandan los cánones ingleses) y un eslalon en el que tendríamos que demostrar nuestra destreza derrapando con un bicharraco de 500 caballos. ¿Que cómo se me dio? No del todo mal, pero, como casi todo en esta vida, soy susceptible de mejorar. Aunque eso ya es otra historia…

Lecturas recomendadas

Susana Viñuela

Redactora

Comunicando, que es gerundio.

Buscador de coches