Skip to main content
Imagen de perfil de Susana Viñuela
La opinión de
Susana Viñuela

Holanda reduce la velocidad en autopista a 100 km/h, ¿deberíamos hacerlo?

Holanda reduce la velocidad en autopista a 100 km/h, ¿deberíamos hacerlo?
Es una medida dentro de un plan de acción contra la contaminación.

A finales del año pasado, Holanda anunció que en 2020 iba a reducir la velocidad máxima permitida en autopista a 100 km/h. El objetivo: frenar el exceso de contaminación. “Es una medida infecta que me duele mucho, aunque de otro modo el país se paralizará con riesgo de pérdida de empleos”, dijo el primer ministro del país, Mark Rutte, al presentar la nueva norma. La duda surge inmediatamente a los conductores españoles: ¿podría pasar algo así aquí? Es más, ¿debería suceder? Analicemos primero el caso holandés, para poder compararlo.

El efecto que la velocidad tiene sobre la contaminación

Hasta la fecha, el límite de velocidad en las carreteras holandesas eran 130 km/h; pero el exceso de contaminación por óxido de nitrógeno (NOx) necesitaba medidas. Muchos son los estudios que afirman que limitar la velocidad tiene, principalmente, dos efectos beneficiosos a la hora de combatir la polución: por un lado, permite bajar las emisiones cuando el cuentakilómetros se sitúa entre los 70 y los 90 km/h (aunque por debajo y por encima de esta velocidad se incrementan los gases), y además acaba con el efecto acordeón que se produce al llegar a los semáforos, con lo que la circulación es más fluida (si bien es cierto que esto no afecta a la circulación por autopista).

No te pierdas: Límites de velocidad en España: todo lo que necesitas saber

Así, por ejemplo, un informe de la Universidad Politécnica de Madrid de junio de 2013 sostiene que, en una simulación efectuada durante diez días, en la que se restringió un 50% el tráfico en el interior de la M-30, se concluyó que los niveles de emisión de óxidos de nitrógeno (NOx) se redujeron un 7,7%. También se observó un descenso del 12% en la concentración de NO₂ en la ciudad y de hasta un 45% en el interior de la M-30.

Holanda reduce la velocidad en autopista a 100 km/h

Por ello, y teniendo en cuenta datos de estudios similares, desde Holanda se decidió implementar varias medidas; entre otras, reducir el límite de velocidad en autopistas de 130 km/h a 100 km/h. Este nuevo límite de 100 km/h será obligatorio durante el día; el de 130 km/h se sigue manteniendo entre las 19:00 y las 06:00 horas, es decir, durante las franjas horarias en las que se registra solo entre el 8 y el 10% del tráfico total del país.

Según expuso el primer ministro, desde el Ejecutivo contemplan la posibilidad de que la llegada del coche eléctrico favorezca la vuelta de un mayor límite de velocidad.

Las otras medidas que puso Holanda para reducir la contaminación

La reducción del límite de velocidad en Holanda a los 100 km/h fue quizás la medida más sonada de las tomadas para luchar contra la contaminación, pero no la única. Este fue el plan de acción el Ejecutivo naranja:

No te pierdas: Así han evolucionado los récords de velocidad en los coches de serie

  • Reducir el límite de velocidad a 100 km/h.
  • Invertir  250 millones de euros para ayudar a devolverle la vida a espacios naturales dañados por este gas.
  • Cambiar la composición del pienso animal para mermar la cantidad de amoniaco presente en el estiércol.
  • Evitar los efectos de las sustancias alquilperfluoradas (PFAS, en sus siglas en inglés) en aguas, suelos y lodos.

¿Debería tomarse una medida similar en España para luchar contra loa contaminación?

La contaminación no es un mal endémico español; de hecho, y lamentablemente, es algo que afecta a muchos países, como España. Por ello, ¿deberían reducir también el límite de velocidad en las autopistas españolas?

En mi opinión, sí y no. Es decir; es posible que establecer límites de velocidad más estrictos contribuya a que la contaminación decrezca, pero sin lugar a dudas, esta no debe ser la única acción a seguir, y ni mucho menos la más importante y efectiva; además, se requieren medidas estructurales: limitar el acceso del coche privado a los centros urbanos, renovar el parque móvil, actuar sobre los sistemas de calderas y calefacciones, invertir en la regeneración de los espacios verdes, y tener en cuenta otras actuaciones, como las que se han acometido en Holanda.

Sin un plan de acción conjunto, una sola medida apenas tiene efecto.

Y además