Noticia

VW I.D. Crozz II, el futuro ya está aquí

Noelia López

Como si ya estuviéramos en 2021

El VW I.D. Crozz no será una realidad hasta 2021. Ese es el año programado por Volkswagen para el inicio de la comercialización del que será el primer SUV eléctrico de la casa, pero la versión que hemos visto en Frankfurt no será muy diferente de la futura. 

Haciendo un poco de repaso, recordamos que la primera vez que vimos al VW I.D. Crozz fue en el Salón de Shanghai (en abril de 2017). Allí se presentó como el nuevo miembro de la familia I.D.; una gama de eléctricos que se estrenará en 2020 con el lanzamiento del coupé I.D. y crecerá progresivamente hasta que en 2025 tenga representación en los principales segmentos.

El que aparece en la galería de fotos que abre esta noticia se ha desarrollado sobre aquél primer prototipo, pero es una versión mejorada y más cercana a la de producción de ahí que los alemanes la hayan llamado VW I.D. Crozz II.

Te lo cuento con detalle.

El VW I.D. Crozz II está pintado en color Hibiscus Red Metallic, pero destacan las estriberas en color negro y la línea del mismo color de la carrocería que recorre todo el ancho del frontal y la trasera. 

El crossover eléctrico mide 4,6 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,6 metros de alto (más o menos lo mismo que el VW Tiguan Allspace). 

Entre las novedades del I.D. Crozz II destaca el techo acristalado que cuenta con una persiana de luz móvil tanto en el interior como en el exterior y que se abre y cierra mediante control gestual: un breve y rápido movimiento con la mano abre y cierra completamente la persiana; un gesto lento, por el contrario, desplaza la alfombra luminosa hacia la posición deseada sin escalonamientos.

VW tiene experiencia en el control gestual; mira en el vídeo cómo funciona el del Golf:

VW I.D. Crozz II, ¿pasamos dentro?

El interior del VW I.D. Crozz II está concebido bajo el concepto Open Space que VW define como un "espacio variable con ambiente de salón y una oferta de espacio superior".

Para manejar el crossover, el conductor cuenta con un volante multifunción ajustable y escamoteable eléctricamente, una pantalla digital, un espejo retrovisor electrónico (e-Mirror), la pantalla de realidad aumentada AR Head-up display y el panel de la puerta.

En el centro del cuadro de instrumentos se ha integrado una gran tablet de 10,2 pulgadas desde la que se maneja el sistema de infotainment y el novedoso menú CleanAir a través del cual es posible obtener información sobre la calidad del aire y activar los ajustes climáticos preconfigurados. 

Mención aparte merece el volante multifunción. De color negro, nada tiene que ver con los tradicionales volantes de forma redonda; el del VW I.D. Crozz II es un volante con seis esquinas redondeadas desde el que el conductor maneja las funciones más importantes del coche a través de áreas táctiles iluminadas. Entre ellas se encuentran las posiciones de los modos de conducción “P”, “R”, “N” y “D”, así como los intermitentes.

El volante cuenta con otras cuatro teclas capacitivas se adaptan a diferentes funciones como la recepción de llamadas telefónicas. A través de dos deslizadores capacitivos adicionales, el conductor puede navegar por las diferentes listas, como la de reproducción, y regular el volumen del equipo de sonido. Y con solo tocar el logotipo iluminado pasa del modo de conducción manual al modo de conducción autonóma, el I.D. Pilot.

En el interior del VW I.D. Crozz II pueden viajar cuatro personas cómodamente instaladas en otros tantos asientos integrales tapizados en Alcántara.

Para facilitar la carga de diferentes objetos, VW ha eliminado los pilares B; además, los asientos traseros son de posición variable y abatibles hacia arriba (como las butacas de los cines). La apertura y el cierre de todas las puertas puede activarse desde el interior mediante el control por voz.

Tracción total con cero emisiones

El VW I.D. Crozz II se ha montado sobre la plataforma modular MEB (la misma que tendrán todos los miembros de la familia I.D.) que permite que todos los componentes del sistema de propulsión –dos motores, dos engranajes, la electrónica que interconecta todo y la batería de alto voltaje– se incorporen de forma óptima en el automóvil. 

La batería dispone de una densidad energética de 83 kWh y se encuentra situada en los bajos, lo que genera más espacio libre, rebaja el punto de gravedad al nivel de los deportivos y posibilita una distribución ideal del peso. Lo mismo se le aplica a los dos motores eléctricos que desarrollan una potencia total de 225 kW y propulsan directamente el eje correspondiente.

Un “árbol cardán eléctrico” distribuye la fuerza del sistema de tracción total 4MOTION en milésimas de segundo entre el eje delantero y trasero en función de la dinámica de marcha. Además, aseguran que el I.D. Crozz II puede circular con la tracción total permanente sobre terrenos sueltos o con nieve.

En la zaga, trabaja un compacto motor de 150 kW; delante un propulsor coaxial de 75 kW. 

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas

Más de Salón de Frankfurt 2017