Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Volkswagen inaugura una gran instalación de carga de eléctricos en EE.UU.

Volkswagen estacion de carga
En Arizona.

La batalla de los eléctricos no se limita sólo a los coches (y a sus precios, autonomías, etc.), también se puede aplicar a los sistemas de recarga, los tiempos que se tarda en rellenar la batería y a la disponibilidad de puestos para cargar los automóviles. Volkswagen está apostando fuerte por ello en Estados Unidos donde, además de haber terminado sus dos primeras redes que atraviesan todo el país, acaba de inaugurar una gran instalación en Arizona.

VÍDEO: Volkswagen ID.3 todos los detalles y especificaciones

Se trata de una base en la que ingenieros de la marca analizarán y evaluarán el funcionamiento de las baterías de los sistemas de recarga bajo la condiciones extremas de calor del desierto: se pueden experimentar temperaturas de hasta 49 grados, aunque en algunos de sus numerosos puestos de recarga hay techos de lona desplegables que permiten analizar cómo varía el proceso estando o no a la sombra.

En total cuenta con 25 estaciones de carga rápida capaces de trabajar con potencias de entre 50 y 350 kW (rellenan hasta 32 kilómetros por minuto), y con 10 cargadores AC de nivel 2 que simulan el proceso en una toma doméstica.

El Dr. Wolfgang Demmelbauer-Ebner, Director de Ingeniería de Volkswagen en la Región de América del Norte ha declarado: "La apertura de esta estación de carga significa que una de las instalaciones de pruebas de eléctricos más sofisticadas del mundo con algunas de las condiciones más duras en la tierra estará aquí en los Estados Unidos. Reafirma no solo el compromiso de Volkswagen con el mercado estadounidense a medida que reforzamos nuestra experiencia en ingeniería aquí, sino también nuestro impulso hacia un futuro eléctrico".

La marca alemana la ha construido con la ayuda de Electrify America en un proceso que comenzó en 2019 y que ha tenido un coste estimado de 9 millones de dólares (unos 7,9 millones de euros).

Y además