Noticia

Bosch trata de salvar la reputación de los diésel

Vicente Cano

28/05/2015 - 18:56

El prototipo de híbrido diésel de Bosch es el último intento por salvar la reputación de los diésel en un entorno político que cada día se hace menos favorable a causa de sus diversas emisiones contaminantes.

El prototipo del híbrido diésel de Bosch está montado dentro de un Volkswagen Golf GTD de la generación actual, aunque como siempre pasa en esta clase de modelos, se trata de una simple fachada para ocultar a los ojos de los curiosos la valiosa tecnología que tiene bajo su capó. La semana pasada se celebró la conferencia bianual de prensa de Bosch, en la que el gigante de los componentes muestra sus últimas innovaciones y su estrategia a corto plazo. En ella anunció que se está centrando en el coche conectado del futuro.

No te pierdas: "Prueba del VW GTD Variant"

Sin embargo, todavía dos de cada tres euros que Bosch gana en el sector del automóvil provienen de las tecnologías de los motores de combustión, especialmente la inyección de los motores de gasóil. Y aunque la marca siempre ha defendido el honor de los motores diésel e, incluso, su ecología, en realidad sí que esta clase de mecánicas emiten muchos más óxidos de nitrógeno que las de gasolina. Ahora, el nuevo híbrido diésel que está desarrollando Bosch podría lograr una significativa reducción también en esta clase de emisiones.

¿Es este el coche que va a salvar la reputación de los diésel? Se verá, pero por de pronto este Golf GTD lleva en lugar de un motor 2.0 TDI de 180 CV, un 1,7 de cuatro cilindros con un turbo que entrega 148 CV y ofrece 340 Nm acoplado a un BRS, cómo se denomina al sistema de recuperación de impulso de Bosch, - Bosch’s Boost Recuperation System-. Según la compañía, con este equipo se puede lograr una reducción de emisiones CO y consumo del 15% comparado con un diésel actual equipado con Start/stop.


En marcha, prototipo de diésel híbrido de Bosch que quiere recuperar la reputación del diésel es capaz de cortar la transmisión cuando no hace falta para ir a vela, como detectaron en AutoExpress durante una prueba en exclusiva. Aunque aquí la verdadera innovación es que este VW Golf es capaz de obtener energía de los frenos, que envía a almacenar a un batería de 0,25kWh a través de un generador de 48 V, que está a su vez unido a un embrague electrónico, otro de los avances de este coche.



En cuanto pisas el pedal del acelerador, el BRS te reenvía esa energía convertida en unos newtons metro extra de par motor para acelerar. Entre otras ventajas que ofrece el BRS de Bosch está que el rearranque se lleva a cabo sin ruido ni vibraciones. El embrague electrónico, por su parte, ofrece una conducción mucho más confortable en ciudad ya que para engranar la primera y la segunda marcha no hace falta usar el embrague. Bosch ya ha anunciado que esta clase de tecnología estará disponible en varios fabricantes de automóviles en dos años, también esperan que sea subvencionada o al menos incentivada por las legislaciones de cada país.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Vicente Cano

Vicente Cano

Redactor

Ferrolano de corazón, getafense de adopción, en periodismo desde hace 20 años. "Ser feliz es querer lo que se tiene, no tener lo que se quiere"

Buscador de coches