Skip to main content

Noticia

Motor

Los tres destrozos al motor por conducir a bajas revoluciones

Tres destrozos al motor por conducir a bajas revoluciones

Se ha dicho por activa y por pasiva que si se quiere ahorrar combustible no hay que “apretar” de más al motor, que lo suyo es conducir en marchas largas para que vaya a punta de gas. Y es cierto, como también lo es que si no el das “vidilla” de vez en cuando habrá problemas. Te contamos los tres destrozos al motor por conducir a bajas revoluciones.

Empecemos por lo básico, que es tratar bien al propulsor de tu vehículo. Cuando lo arranques, sobre todo en épocas de frío, debes darle algo de tiempo para que caliente y, cuando llegue el momento de ponerse en marcha, debes circular de manera suave durante los primeros kilómetros para que todo funcione como debe.

VÍDEO: Estas carreras sobre dunas sin unas revienta-motores

VIDEO

VÍDEO: En algún desierto del mundo... ¡carreras sobre dunas revienta-motores!

Ni Google Mapas ni Waze, este es el mejor navegador

Una vez esté caliente, si que es posible empezar a apurar más las marchas y subirlo de revoluciones, para conseguir una conducción más deportiva o por si sencillamente tienes prisa. 

Ahora bien, esto hará que suba tanto el consumo como las emisiones contaminantes, así que se suele recomendar circular con marchas en las que el bloque vaya desahogado.

¿Puede ser conducir a bajas revoluciones malo para mi coche?

Es algo que no se puede negar y es que, a velocidades de crucero, no tiene ningún sentido llevar el coche asfixiado, pero sí que hay que mantener las revoluciones en un punto equilibrado en el que el automóvil vaya cómodo y también tenga capacidad de respuesta en caso de que fuera necesario.

Sin embargo, esto suele llevarse hasta el extremo, con mucha gente llevando el motor a las mínimas revoluciones posibles para ahorrar combustible, y gran parte no es consciente de que este hábito al volante puede causar averías importantes que terminarán implicando un desembolso económico considerable.

¿Por qué es mala idea abusar de la conducción a bajas revoluciones?

Aunque a priori no lo pueda parecer, circular a bajas revoluciones también fuerza el motor, aunque sea una de una manera diferente. El hecho de tener que apretar mucho el acelerador para que responda hará que se ahogue, a lo que hay que sumar la gran cantidad de vibraciones que se producen a bajas vueltas, lo que puede afectar a muchos componentes mecánicos.

Además, en el caso específico de los diésel, ese tipo de conducción provoca que se genere mucha suciedad, lo que popularmente se conoce como “carbonilla”, que puede afectar a otros tantos elementos y también impedirá pasar de manera correcta la ITV.

No te pierdas los vídeos de nuestro canal de YOUTUBE

Aunque tenga ciertos aspectos positivos (consumo, básicamente), conducir a bajas revoluciones de manera excesiva puede provocar problemas importantes. Aunque son varios, vamos a centrarnos en tres de los que pueden darte más quebraderos de cabeza.

El primero es que se puede averiar la válvula EGR. Ésta se encarga de la recirculación de gases, permitiendo que parte de los de escape vuelvan a la admisión para llevar a cabo una combustión con menos oxígeno que así produzca menos cantidad de óxido de nitrógeno (NOX).

Cuando se circula a bajas vueltas demasiado tiempo, la EGR está abierta más tiempo, dejando que tenga lugar la recirculación y, como la combustión no es a tan altas temperaturas, se va produciendo una mayor cantidad de hollín que, eventualmente, puede llegar a colapsarla por completo.

Válvula EGR: qué es, cómo funciona y cuáles son sus averías

Algo similar ocurre con el filtro antipartículas (FAP), que tiene en el hollín provocado por este tipo de combustión uno de sus peores enemigos. Su labor consiste en atrapar las partículas y quemarlas para regenerarlas y eliminarlas. 

Sin embargo, cuando se producen en tal cantidad, se acumulan en exceso, no puede llevar a cabo bien su función y acaba taponándonse. Esto hace que el sistema lo detecte y lleve a cabo más regeneraciones activas, lo que hace que aumente además el consumo de combustible.

Por último, las bajas revoluciones del motor provocan importantes vibraciones que pueden afectar a muchos componentes mecánicos, produciendo desgastes prematuros y funcionamientos incorrectos en el elementos como los cilindros.

Etiquetas:

Averías coche

Y además