Skip to main content

Noticia

Terrakhana: Ken Block se divierte en el desierto

Terrakhana

El conocido piloto se alía con Pennzoil para hacer una nueva entrega de su conocida serie de gymkhanas, esta vez llena de polvo y arena.

De pequeños escuchábamos ‘gymkhana’ e inmediatamente se nos ponía una sonrisa de oreja a oreja: ya fuera en el colegio o en un campamento de verano, tocaba día al aire libre para realizar pruebas de todo tipo a cada cual más divertida. Pero crecimos, nos hicimos mayores, dejamos de hacerlas, perdimos nuestra esencia infantil… hasta que llegó Ken Block. El piloto con el número 43 redefinió el concepto: la gymkhana como una oda automovilística a hacer cabriolas de cualquier naturaleza metiendo un coche en la ecuación. Y volvimos a lucir nuestra sonrisa de oreja a oreja, una que no podemos evitar replicar al escuchar la palabra ‘Terrakhana’.

VÍDEO: Dronekhana One, la gymkhana de drones de Ford

Y es que, con nueve entregas a sus espaldas, cada una de ellas con locuras cada vez mayores, Block lo tiene cada vez más difícil para innovar y superase. Ha sido por ello que un vez más con el Hoonigan Team respaldándole, ha unido fuerzas con Penzzoil, marca de lubricantes que últimamente también le ha cogido el gustillo a esto de grabar vídeos espectaculares con coches de primer nivel. Y ambos han optado por simplificar el concepto, olvidarse de los recargados artificios y volverá los orígenes: al polvo y la arena.

Los altos edificios, los saltos por puentes y quemar rueda por asfalto ha quedado atrás, en esta ocasión se trata del hombre contra la naturaleza. O, más bien, del hombre y un Ford Fiesta ST RX43 de 600 CV y 650 Nm de par contra la crudeza abrasadora del desierto. No hay ninguna necesidad de preparar elementos sorprendentes cuando ya lo hacen por sí mismas las enormes dunas o las escarpadas rocas por las que Block realiza ascensos casi verticales solo para derrapar al filo en el último momento. Un auténtico (y polvoriento) espectáculo visual.

Lecturas recomendadas