Skip to main content

Noticia

Motor

Rimac Nevera: ¿un coche para driftar?

El Rimac Nevera, bajo la lupa

Ya os hablamos hace poco del Rimac Nevera y no es de extrañar, el superdeportivo eléctrico croata pulverizó todos los récords de aceleración recientemente, dejando a un Ferrari por detrás, muy por debajo de lo que todos nos esperábamos. 

El récord del cuarto de milla fue recientemente destrozado por Rimac Nevera, el vehículo eléctrico que estableció un récord no oficial, diezmando a un Ferrari SF90 Stradale. Ahora, hacemos una revisión más en profundidad del superdeportivo eléctrico, made in Croacia, con 2.000 CV de potencia final. 

Rimac Nevera pulveriza al Ferrari SF90 Stradale

Cuenta con las baterías más grandes del mercado

El Rimac cuenta con el paquete de baterías más grande instalado en un coche eléctrico de producción, está equipado con una batería de 120 kWh. También cuenta con cuatro motores eléctricos en cada rueda, que pueden manejar individualmente la potencia y par, individualmente en cada rueda. 

El Rimac Nevera pulveriza al Ferrari SF90 Stradale

Pero no todo son cifras, los 1.914 caballos de potencia y 2360 Nm de torque, no pueden mermar el trabajo realizado por los ingeniero en su chasis y carrocería. Íntegramente fabricada en fibra de carbono, la aerodinámica activa del Rimac incluye un divisor delantero que puede bajar y subir, un difusor trasero configurable para asimilar para aumentar la carga aerodinámica y un alerón trasero activo que funciona como freno activo de aire.

Rimac Nevera

El chasis es monocasco y está fabricado íntegramente en fibra de carbono. Además, es el más grande del mercado y hace gala de una rigidez, de casi el doble de la que se encuentra en un auto de competición, como por ejemplo los empleados en la prestigiosa competición de resistencia francesa, las 24 horas de Le Mans.

El chasis de carbono maximiza sus prestaciones

Con 2150 kg es un poco más pesado que el Buggati Chiron, el cual cuenta con una tara de 155 kg más ligero que el Rimac.

Rimac Nevera

Pero, incluso siendo un peso pesado, es un campeón en cuanto a la velocidad máxima final. El Rimac Nevera hace el 0 a 100 km/h en 1.85 segundos, según indica el fabricante. Las mediciones, hasta el momento, han parado el cronómetro en 2.2 segundos. Y en el vídeo que os mostramos, de más de 20 minutos de duración, el Nevera se ve sometido a un test más duro que sólo el de aceleración,  trazando curvas es igual de efectivo que en línea recta.  igual de efectivo que en línea recta. 

Y además