Skip to main content

Noticia

Reino Unido prohibirá la venta de coches diésel y gasolina en 2040

Reino Unido
Reino Unido sigue los pasos de Francia y prohibirá la comercialización de coches de gasolina y diésel a partir del año 2040.

El ministro de Medio Ambiente galo ha anunciado este mismo mes que Francia prohibiría la comercialización de automóviles diésel y de gasolina desde el 2040, una medida que va más allá del veto a los diésel de París desde el 2020. Pero nuestros vecinos no son los únicos que han declarado la guerra a los combustibles fósiles, ya que acaban de anunciar que Reino Unido prohibirá la venta de coches diésel, gasolina e híbridos también desde el año 2040.

Sí, además de prohibir los diésel y gasolina, Reino Unido va a impedir la comercialización de coches híbridos desde el 2040, por lo que las restricciones serán algo más duras que las de Francia. Claro que por ahora el plan de actuación definitivo no está definido por completo y, según el medio The Guardian, este será publicado antes de que finalice el presente mes de julio.

La medida de prohibir los coches diésel, gasolina e híbridos es consecuencia de la necesidad que tiene Reino Unido de mejorar la calidad del aire, sobre todo después de que un informe encargado por el Gobierno británico revelara que la contaminación del aire provoca la muerte de al menos 40.000 personas al año en el país y unos daños económicos de alrededor de 2.700 millones de libras anualmente.

En esta estrategia a largo plazo también hay otras medidas que se aplicarán de forma casi inmediata, como la dotación de nuevos fondos a los programas de ayuda a la reducción de las emisiones contaminantes, que contarán con un presupuesto de 3.000 millones de libras. De esos, aproximadamente 1.000 millones irán destinados a ayudas directas para la compra de automóviles menos contaminantes y otros 100 millones se usarán para ampliar la infraestructura para la carga de coches eléctricos, obligando a las gasolineras a instalar estos puntos en sus estaciones de servicio.

Y además