Skip to main content

Noticia

Radares DGT: la multa que te pueden poner y nadie sabe

Radar

Esta es la multa que los radares DGT te pueden poner y nadie sabe, más allá de todos los controles diferentes que pueden realizar las famosas cámaras.

Los radares DGT son unos dispositivos de control y verificación que pueden sancionarte de diferentes formas si incumplen las normas de Código de Circulación. Sin embargo, existe una multa que te pueden poner y que casi nadie sabe, además de las típicas sanciones que todo el mundo conoce.

No te pierdas: Aquí están los ocho nuevos radares de la DGT que empiezan a funcionar hoy

La más popular, y por la que son bien conocidos los radares, es el control de velocidad. Están regulados con el límite de la vía en la que estén instalados (si son fijos) en la que actúen temporalmente (si son móviles), además del margen de error obligatorio interpuesto por la Dirección General de Tráfico. Si sobrepasas el límite de velocidad (y el margen), el radar capturará una imagen y se procederá a efectuar la sanción administrativa.

Radares DGT: la multa que te pueden poner y nadie sabe

Otra de las funciones de los radares DGT es la de controlar la velocidad en un tramo. Se instala una cámara al principio y otra al final del tramo, y se verifica si se ha superado la velocidad en ese tramo mediante una media que tiene en cuenta las velocidades y el tiempo empleado para recorrer dicho tramo. Si lo superas, no te escaparás de ser multado.

Los radares también tienen la capacidad de detectar si llevas puesto el cinturón de seguridad o no. Estas cámaras pueden verificar si llevas correctamente abrochado este dispositivo obligatorio de seguridad, y, de no ser así, te enfrentarás a una multa económica de 200 euros y a la retirada de tres puntos de carné de conducir. 

La función oculta que casi nadie conoce

Pero, la función oculta que casi nadie conoce de los radares de la DGT es que son capaces de averiguar si tu coche ha pasado la ITV o no, y de sancionarte por ello. Desde el pasado año 2016, la DGT estableció que cualquier medio automático de captación de imágenes podría emplearse para controlar las condiciones legales y técnicas de los vehículos en circulación.

Vídeo: Los secretos de los radares Veloláser:

Los radares son capaces tanto de controlar la velocidad como de verificar si el vehículo cuenta con la ITV en vigor y un seguro obligatorio. Para ello, los radares registran las matrículas de los vehículos al pasar y las cotejan con las bases de datos de la DGT, donde sabrán si el coche lleva la última ITV aprobada y si circulamos con seguro.

De no llevar el seguro en vigor, la multa podría ser de hasta 2.800 euros. Por su parte, si el coche lleva la Inspección Técnica del Vehículo (ITV) caducada, será sancionado con hasta 200 euros, mientras que, si la ITV ha resultado desfavorable y te pilla uno de estos radares, la multa será de otros 200 euros.

Y además