Skip to main content

Noticia

¿Puede un BMW M5 E60 con un Lamborghini Gallardo?

BMW M5 VS Gallardo

El BMW M5 E60 era potente, era deportivo y tenía un sonido traído del cielo. Pero, ¿podía con un Lamborghini Gallardo?

Echamos mucho de menos al BMW M5 E60. Y es que esta generación fue la última que montó un motor V10. Tras ella, llegó el BMW M5 F10 que recurría nuevamente a un motor V8 que con su sistema de sobrealimentación mejoraba la potencia del anterior. El último M5, el F90, también utiliza el mismo V8, motor que ahora lleva a la berlina deportiva hasta los 600 CV. Aun así, nos gustaba demasiado el BMW M5 E60. Era potente, era deportivo y tenía un sonido traído del cielo. Pero, ¿podía con un Lamborghini Gallardo?

No te pierdas la prueba del BMW M5

El BMW M5 E60 es muy querido por los entusiastas de la marca. No a todos le convence su diseño, pero nadie puede resistirse si hablamos de su motor. El bloque V10 de 5.0 litros atmosférico erogaba 507 caballos de potencia, energía que se unía a los 520 Nm de par que ofrecía para catapultarlo de 0 a 100 km/h en apenas 4,7 segundos. Incluso ahora, años después, siguen siendo números de locura, una berlina que pasará a la historia.

El Lamborghini Gallardo LP 560-4 fue remplazado por el actual Lamborghini Huracán LP 610-4. Pese a ser más rápido el actual V10 de la marca, el Gallardo siempre será recordado como uno de los toros salvaje más populares. Al igual que el BMW M5 E60, el Lamborghini Gallardo contaba con un motor V10 de aspiración natural con un cubicaje algo mayor, 5.2 litros. Con este corazón producía 560 caballos de potencia y un par de 540 Nm.

Como es lógico, el Lamborghini Gallardo era más rápido que el BMW M5. Su enfoque era diferente, y el extra en potencia se traducía en un 0-100 km/h más rápido. El modelo italiano podía completar la prueba de aceleración en 3,7 segundos, un segundo más rápido que la berlina deportiva. Igualmente, el deportivo contaba con tracción total mientras que el modelo alemán se bastaba de un sistema de propulsión. Pese a ello lanzamos la siguiente pregunta, ¿puede un BMW M5 E60 aguantar los embistes de un Lamborghini Gallardo?

Lecturas recomendadas