Noticia

A bordo

El piloto automático para autopistas, una realidad en 2020

Javier Leceta

11/12/2015 - 14:47

El piloto automático para autopistas, que permitirá a los coches circular solos por estas vías rápidas, será una realidad dentro de solo 4 años, según apunta Bosch, proveedor mundial de tecnología y suministros. Los conductores únicamente tendrán que activar el sistema para que el vehículo circule de forma autónoma.

El piloto automático para autopistas, también llamado conducción automatizada para autopistas, cada vez está más cerca. Según Bosch, 2020 es la fecha elegida para que esta tecnología sea una realidad. Este piloto automático permitirá que el conductor elija un modo de conducción manual u otro completamente automatizado que convertirá al chofer en pasajero, y que le permitirá dedicar el tiempo del trayecto a otras actividades relacionadas con su trabajo (contestar emails, etc.) e incluso con el ocio (ver vídeos…). El proveedor de tecnología y suministros considera que los coches serán capaces de circular solos por cualquier vía a partir de 2025.

"Gracias a nuestro sistema de piloto automático para autopistas, a partir de 2020 podremos ver coches altamente automatizados que conducirán ellos solos por las autopistas," asegura Belén Aranda, responsable en Europa del proyecto de Conducción Automatizada de Bosch. En la conducción altamente automatizada, el vehículo asume temporalmente la plena responsabilidad de las tareas de conducción. "El coche se convierte en el chófer y el conductor en el pasajero". Esto mejora, sin duda, la seguridad en las carreteras, pero también exige grandes dosis de fiabilidad técnica. Por otra parte, se requieren cambios fundamentales en la arquitectura del vehículo. En este vídeo puedes ver cómo funciona el piloto automático en autopista de Bosch:

Conducción automatizada: mayor seguridad y confort

La conducción automatizada es el resultado de la proliferación de los diferentes sistemas de asistencia al conductor que están llegando al mercado o lo harán en los próximos años. A modo de ejemplo, entre los asistentes de Bosch que han entrado este año en fase de producción están el aparcamiento por control remoto, el asistente de atascos de tráfico y la función para maniobras de esquiva y giros hacia la izquierda. Otros ya presentes en algunos modelos son la ayuda al cambio o mantenimiento de carril, y la frenada automática de emergencia (según un reciente estudio de Bosch y el RACC, esta última podría evitar más de 270 muertes al año en España).

El objetivo de esta conducción automatizada es doble: por un lado, mejorar el confort de los pasajeros (que ahora podrán relajarse y dejar que sea el coche el que conduzca), y por otro, mejorar la seguridad de las carreteras (los accidentes podrían reducirse hasta en una tercera parte). Además, estudios realizados en  Estados Unidos indican que la aplicación de estrategias predictivas de conducción por autopista puede suponer un ahorro de combustible de hasta un 39%.

Hace algunos meses, AUTO BILD tuvo la oportunidad de ver en directo el funcionamiento de los Tesla autónomos en la pista de pruebas de Bosch en Boxberg (Alemania). No te pierdas el vídeo:

No te pierdas: Así convierte Ford los atascos en momentos de descanso

Las tecnologías que hacen posible la conducción automatizada afectan a todo el vehículo (sistema de propulsión, frenos, dirección, instrumentos de visualización, navegación y sensores), así como a la conectividad dentro y fuera del vehículo. Actualmente, Bosch cuenta con dos equipos que trabajan en la conducción automatizada, uno en Abstatt (Alemania) y otro en Palo Alto (Silicon Valley, EEUU), donde están desarrollando la conducción automatizada desde 2011. Estos equipos ya han completado más de 10.000 kilómetros de pruebas de conducción automatizada por carreteras abiertas. Pero antes de empezar a conducir por ellos mismos, los coches utilizados tienen que ser modificados. En el caso de los nuevos modelos eléctricos de Tesla, Bosch ha invertido hasta 1.400 horas de trabajo en instalar 50 nuevos componentes (entre ellos una cámara de vídeo estéreo) y ha necesitado 1.300 metros de cable nuevo. En este vídeo puedes ver el montaje:

El último paso necesario para hacer realidad la conducción automatizada es un cambio del marco legal, ya que actualmente la Convención de Viena sobre la circulación vial de 1968 dictamina que los conductores deben mantener el control del vehículo en todo momento (en España acaba de aprobarse el uso de coches autónomos en fase de pruebas). Por ello, y para que los coches que conducen solos puedan verse por nuestras carreteras, es imprescindible que los diferentes gobiernos establezcan el marco jurídico necesario para la conducción automatizada.

Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Buscador de coches