Skip to main content

Noticia

Motor

Este es el nuevo y grave problema de los coches diésel en España

Las verdaderas razones por las que el diésel no para (ni va a parar) de subir su precio

Malos tiempos para el gasóleo. Te contamos el nuevo problema que ha surgido para este combustible, sin visos de resolverse a corto plazo

¿Recuerdas cuando ibas al concesionario y el comercial te recordaba que la versión de gasóleo te saldría más rentable, especialmente si haces muchos kilómetros? Pues el cuento ha cambiado y esto es un grave problema para los coches diésel en España.

Desde hace una semanas, pasa justo lo contrario: ahora el precio de la gasolina es menor frente al diésel y eso hace que ya no sea tan rentable comprar un coche diésel si haces muchos kilómetros al año. Si añadimos que el precio del coche con motores diésel suele ser más caro que el gasolina, tenemos el cóctel perfecto para explicar el gran problema del diésel.

Así se fija el precio del diésel

Para entender por qué los precios elevados del diésel es importante conocer los factores que determinan a cuánto pagamos el litro de gasóleo. Son cuatro:

  • Materia prima. Este valor sube y baja en función del precio del petróleo. Representa el 39% del precio final
  • Márgenes brutos de distribución. Entran aquí los costes de logística y almacenamiento, el transporte del carburante hasta la estación de servicio y los márgenes de beneficio de las gasolineras. Suponen un 15% del precio de Venta al Público (PVP)
  • El Impuesto Especial sobre Hidrocarburos representa un 28% del PVP
  • Por último, el Impuesto del Valor Añadido (IVA) del que depende el 18% restante

Dicho de otro modo, si eliminasen los impuestos que gravan el precio de los carburantes, y teniendo en cuenta que hoy el precio medio del diésel en España es de 1,911 euros/litro, pagaríamos 1,03 euros/litro. 

Esto, traducido en un depósito de 50 litros sería pasar de 95,5 euros a 51,5 euros; es decir, 44 euros menos.

 

Por qué sube el diésel y la gasolina no (o no tanto)

Gasolina y gasóleo son combustibles fósiles. ¿Qué significa esto? Pues que se obtienen a partir de la descomposición de materia orgánica de animales, plantas y microorganismos. En este caso, la materia prima es el petróleo (también son fósiles el carbón y el gas natural) que, debido a factores entre los que la invasión de Ucrania juega un papel relevante, está alcanzado precios nunca vistos.

La pregunta es: si tanto el diésel como la gasolina dependen de la cotización del petróleo, ¿por qué el primero se encarece más que la segunda?

El precio del petróleo baja a como antes de la guerra, ¿y la gasolina?

Los expertos señalan a la volatilidad de los mercados como principal causa del encarecimiento del diésel. Desde la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) señalan que no es el coste del crudo si no la cotización internacional de los productos refinados la que realmente fija el precio que aparece en el surtidor. 

Y es esto lo que hace que el precio de los carburantes suba y baje de manera desigual: "la cotización internacional del gasóleo ha subido más que la de la gasolina", aseguran. Respecto a las causas, afirman que es difícil de determinar, pero que bien podría ser un descenso de la oferta o un aumento de la demanda.

Menos margen de beneficio

Volvemos a ese reparto de porcentajes que deciden cuánto pagamos por los carburantes. Para la gasolina, el coste de la materia prima determina el 33% del PVP; los márgenes de distribución, el 17%; el impuesto especial sobre hidrocarburos, el 32%; mientras que el IVA es el único valor común con un 18%.

La diferencia en el coste de la materia (33% para la gasolina y 39% para el diésel) explican por qué el precio del gasóleo se ve más afectado por la subida de coste del crudo. Pero, además, al ser menores los márgenes de distribución (15% para gasolina y 17% para gasóleo), las estaciones de servicio no pueden jugar tanto con descuentos.

Más impuestos para el gasóleo

Mención aparte el tema de los impuestos, en especial, el impuesto de hidrocarburos.

Históricamente este ha sido más bajo para los que repostan diésel pero esto, en España, puede estar muy cerca de cambiar. Desde que inició la legislatura, el Gobierno ha hecho varios intentos de poner en marcha lo que denomina "impuesto al diésel".

Las verdaderas razones por las que el diésel no para (ni va a parar) de subir su precio

El Ejecutivo de Pedro Sánchez, en sintonía con los mensajes que llegan desde Europa (recordar que la UE quiere prohibir la venta de vehículos de combustión en 2035) no cree adecuado que se mantenga la bonificación fiscal a los diésel por ser contaminantes.

Su intención es aumentar la fiscalidad sobre el gasoil de automoción para, de este modo, desanimar a los usuario y empujar la decisión de compra hacia opciones más eficientes, como los coches eléctricos.

Los coches diésel en las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE)

Queda otro aspecto a valorar en este panorama nada positivo para los coches diésel: las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE).

De acuerdo con lo establecido por la Ley de Cambio Climático, a partir del próximo año todos los municipios con más de 5.000 habitantes tendrán que tener habilitadas áreas en las que se limite el acceso de vehículos en función de sus emisiones contaminantes.

ZBE Barcelona

Son las llamadas ZBE (en este enlace te contamos como funcionan). Serán un total de 149.000 municipios los que, por Ley, tendrán que dejar fuera de las zonas acotadas a los vehículos sin etiqueta (o conocidos como vehículos con etiqueta A) y limitar el acceso de los que lucen la etiqueta B y C.

Informes recientes avisan de que serán más, ya que, al menos otros 20.000 han pedido de forma voluntaria autorización para crear ZBE en su casco histórico. 


Etiquetas:

Diésel gasolina

Y además