Skip to main content

Noticia

La mejor persecución de coches de todos los tiempos

persecución de coches
Jorge Morillo

La mejor persecución de coches de todos los tiempos de la historia del cine sigue siendo considerada por muchos la que vimos en Bullitt, donde un Ford Mustang GT-390 se enfrenta a un Dodge Charger, ambos del año 68, sin dejar títere con cabeza por las calles de San Francisco.

El cine de acción y los automóviles han ido de la mano desde tiempos inmemoriales. O más bien desde 1968, año del estreno de Bullitt, la famosa película protagonizada por Steve McQueen que ha vuelto a estar hace poco de actualidad gracias a la presentación de una edición especial del Ford Mustang que la recuerda. Y es que hay que recordar que es precisamente un Ford Mustang GT-390 de color verde oscuro el que protagoniza la que todavía hoy es considerada como la mejor persecución de coches de la gran pantalla de todos los tiempos.

El 'muscle car' de Ford es conducido por el propio Steve McQueen, que es quien encarna al teniente Bullitt, de nombre Frank. Éste demuestra todo su buen hacer al volante tratando de dar caza a un Dodge Charge de color negro, del año 68 como el Mustang, en el que circulan dos asesinos a sueldo. El escenario de toda esta trama lo encontramos en las calles de San Francisco, California (Estados Unidos), una localidad que en la cinta da una sensación de estrechez y angustia de lo más curiosa si tenemos en cuenta que en realidad es todo lo contrario. Además, las calles de la misma con sus brutales pendientes hacen que la espectacularidad de la persecución suba muchos enteros.

No te pierdas: Así suena el Ford Mustang Bullitt

No te vamos a contar cómo acaba la persecución de coches entre el Ford Mustang y el Dodge Charger. Si has visto Bullitt lo sabrás, y si no, debes verla porque se trata de una de esas películas de culto que todo aficionado al cine -no solo a los coches- debería tener apuntada. Eso sí, podemos contarte que se trata de un film cuyo guión se basa en la novela Mute Witness -Testimonio Mudo- de Robert L. Fish, escrita en 1963. Éste fue adaptado al cine cinco años más tarde por Alan Trustman y Harry Kleiner, siendo dirigida por Peter Yates, mientras que su popular banda sonora fue responsabilidad de Lalo Schifrin.

Aunque pueda saber a poco teniendo en cuenta su repercusión con el paso de los años Bullitt ganó un Oscar al mejor montaje, que fue obra de Frank P. Keller, quedándse a las puertas de lograr también el de mejor sonido, premio para el que fue candidata. Eso sí, al menos la película forma parte del archivo de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, quedando para la posteridad como la obra de arte que es. Aún habiendo pasado medio siglo, la persecución de coches entre el Ford Mustang y el Dodge Charger nos sigue poniendo los pelos de punta. ¿Y a ti?

Lecturas recomendadas