Noticia

Las furgonetas, principales culpables de los accidentes

Las furgonetas, principales culpables de los accidentes

Noelia López

25/10/2014 - 17:00

Los vehículos de grandes dimensiones, como las furgonetas, son los principales responsables de los siniestros en los que se ven involucrados. Su menor capacidad de maniobra es una de las causas.

Bien sabido es que cuando se produce un siniestro, no todos los vehículos implicados tienen la misma responsabilidad. El Centro de Estudios Ponle Freno-Axa de Seguridad Vial ha elaborado un informe que descubre que las furgonetas son las principales culpables de los accidentes. Se desmonta así la teroría que señalaba a las motos por su vulnerabilidad, pero nada más lejos de la realidad: solo el 27% de los moteros son responsables de los siniestros en los que se vieron involucrados. .

Tras analizar más de 176.000 siniestros que se han producido en las carreteras españolas durante un período de seis meses (de febrero a agosto), han concluido que en ocho de cada diez ocasiones los vehículos industriales (hasta 3.500 kg) y camiones son responsables. Ahora, cabe preguntarse por qué se da esta situación.

En palabras de Joseph Alfonso, director del Centro de Estudios Ponle Freno-Axa de Seguridad Vial, “el vehículo, y sobre todo, su tamaño, tiene una relación directa con la culpabilidad de los accidentes en los que se ven afectados”. Para corroborar esta declaración, no hay más que fijarse en las cifras; por ejemplo, los turismos son responsables en un 47%, los autobuses, un 63% y las furgonetas –derivados de turismo e industrial ligero– un 65%.

Precisamente, la edad media de este último grupo, que representa el 15% del parque automovilístico, es también muy elevada: ni más ni menos que 13 años. El incremento en el número de fallecidos en furgoneta durante el verano de 2014 ha sido alarmante –de tres muertos en el verano de 2013 a 26 este año– lo que ha llevado a plantearse cuáles pueden ser los principales detonantes.

De la percepción a la realidad

En primer lugar, queda claro que la maniobrabilidad de este tipo de vehículos de gran tamaño es inferior a la de un turismo: su centro de gravedad es más elevado, lo que le hace más inestable; el peso total puede doblar al de un coche normal y hay grandes diferencias en su comportamiento en función de si lleva carga o no y de si esta va bien colocada.

Además, al circular dentro un vehículo grande, la falsa sensación de protección o invulnerabilidad puede llevar al conductor a permitirse ciertas imprudencias con resultados nefastos, pues no hay que olvidar que en la mayoría de los siniestros las furgonetas suelen tener más de 10 años y será difícil que incorporen algunos sistemas de seguridad vitales como es el caso del ABS o el ESP.

Que sean vehículos de trabajo que no son propiedad del conductor y que no exista una formación especial para el conductor de furgonetas son otras de las razones que pueden influir en el estado del vehículo. En todo caso, la Dirección General de Tráfico sigue investigando para que este problema de gran envergadura se convierta finalmente en un mal menor. 

Los riesgos, en el camino

Las furgonetas, por su naturaleza, están muy ligadas al ámbito laboral. Esto quiere decir que se trata de un medio de transporte que a menudo se convierte en una oficina sobre ruedas para muchas personas, lo que conlleva distracciones. Hablar por teléfono, tomar notas o buscar entre los papeles son algunas de las más comunes. Es aquí donde aparecen los accidentes ‘in itinere’, es decir, de casa al trabajo y viceversa, o los que se producen durante la jornada laboral.

Por esto, si comparamos los vehículos derivados de turismo (de uso particular y profesional) con los industriales (únicamente uso profesional), observamos que en el primer caso la culpabilidad en un siniestro es del 65% frente al 70% del segundo. La organización de la carga de trabajo del conductor es fundamental para reducir el número de accidentes de este tipo. Planificar los trayectos teniendo en cuenta criterios de eficiencia y seguridad servirá para garantizar que quien vaya al volante lo haga en su mejor condición psicofísica. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches