Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

La historia del Opel Kadett GSi: el modelo que puso contra las cuerdas al Golf GTI

opel kadett gsi

Esta es la historia del Opel Kadett GSi, el modelo que logró poner contra las cuerdas al todopoderoso Volkswagen Golf GTI a base de potencia y peso contenido.

La lucha sin cuartel que se vivió en el segmento de los compactos en la década de 1980 fue casi más intensa que en la actualidad, aunque el número de modelos fuera más limitado entonces de lo que lo es ahora. Uno de los grandes protagonistas del momento fue el Opel Kadett GSi, un modelo que logrón poner contra las cuerdas al Volkswagen Golf GTI.

En 1984, Opel lanza el Kadett E, la nueva generación del compacto alemán. Dado el creciente interés del mercado por las versiones deportivas de estos modelos compactos, la firma del rayo decide asestar un golpe de gracia al Golf GTI con la variante GSi de su nuevo Kadett.

La historia del Opel Kadett GSi

opel kadett gsi

En el Salón de París de ese mismo año se lanza la primera interpretación del Kadett GSi. En esta ocasión, el motor era un 1.8 litros de cuatro cilindros que desarrollaba 115 CV de potencia, las mismas cifras que ofrecía el Golf GTI de la época. Este propulsor destacaba por su impresionante rendimiento, siendo el primer compacto de menos de 2.0 litros en superar la barrera de los 200 km/h.

Opel, entonces, decide ir un paso más allá y apostar por un motor que hiciera aún más potente y rápido al Kadett E. Se elige una unidad de 2.0 litros que desarrollaba 130 CV de potencia y 179 Nm de par máximo. Ahora, el Kadett GSi era más potente, ofrecía más par motor (24 Nm más) y además alcanzaba los 208 km/h de velocidad máxima con un peso de apenas 1.045 kilos.

A esta versión del Kadett GSi pronto le surgió un rival por parte del Volkswagen. En 1985, los alemanes lanzan el Golf GTI de 16 válvulas, con 139 CV de potencia, cifra que se reduciría hasta los 129 CV al año siguiente con la introducción del catalizador. Aun así, el GSi era más veloz (2 km/h más), pero perdía fuelle en el 0 a 100 km/h respecto al GTI.

En 1987, Opel decide asestar el golpe definitivo a en su particular batalla contra Volkswagen y su GTI Mk2. El motor de 2.0 litros recibe una culata de 16 válvulas y una serie de mejoras que permitía elevar la potencia hasta los 156 CV y 203 Nm de par máximo, dejando en un segundo nivel al GTI 16V.

opel kadett gsi

La velocidad máxima aumenta hasta los 218 km/h y el 0 a 100 km/h era ya de solo 8 segundos. Era el momento de contraatacar, y Volkswagen desarrolla y lanza al mercado el todopoderoso Golf GTI G60, con un 1.8 litros con supercargador que desarrollaba 160 CV de potencia y 225 Nm de par máximo. 

A pesar del golpe asestado desde Wolfburgo, la prensa especializada de la época encontró pocas diferencias a nivel de rendimiento entre ambos modelos. Sin embargo, el Kadett GSi recibió bastantes críticas, especialmente a nivel de chasis, incluyendo una puesta a punto muy limitada tanto para los frenos, como para la suspensión y la dirección.

Mientras tanto, el Opel Kadett GSi recibía una estética característica, con parachoques en color carrocería, el logotipo GSi en la parrilla y el portón del maletero, un alerón trasero y unas llantas específicas de 14 pulgadas. Dentro, había asientos deportivos firmados por Recaro, un nuevo volante y un cuadro de instrumentos digital, toda una primicia que pocos coches equipaban en los ‘80.

Y además