Noticia

Fortune Flares embrutece a los Ford Focus RS y ST

Fortune Flares Ford Focus RS
Alex Morán

Todavía más músculo.

Cierto que en cuestiones de tuning las opiniones se radicalizan tanto a favor como en contra, pero todos podemos coincidir en que hay coches que parece que están pidiendo que un preparador haga de las suyas con ellos. Luego dependerá de su buen o mal gusto cuál sea resultado, pero en esta ocasión creemos que Fortune Flares ha hecho un trabajo más que aceptable con los Ford Focus RS y ST.

Comparativa: Ford Focus RS / Honda Civic Type R / VW Golf R

Por explicarlo de una manera rápida, la compañía se ha marcado un Rocket Bunny, optando por embrutecer ambas versiones del compacto mediante un kit de carrocería que lo ensancha sin compasión. Llama la atención que esta aplicado tanto al RS de 2016 como al ST previo a la actualización que tuvo lugar, y en ambos casos queda bastante bien.

Sentirás dolor al ver como destruyen este Focus RS

Los protagonistas de la obra son los pasos de rueda, mucho más anchos de lo normal, dejando a la vista los remaches que le aportan un carácter más duro y dejando la parte trasera de los delanteros al aire, suponemos que para optimizar la aerodinámica y, sobre todo, mejorar la refrigeración de los frenos. Como es lógicos van acompañados de unos paragolpes con modificaciones para su mejor integración.

La preparación se completa con otros añadidos tales como los cristales tintados, una suspensión rebajada, faldones laterales específicos, insertos para el interior de las puertas y unas llantas multirradio de 20 pulgadas de diámetro. Ni una mención a cambios mecánicos, algo en lo que el preparador no está especializado y que tampoco es que haga mucha falta si hablamos del todopoderoso RS.

Fortune Flares tiene previsto lanzarla este kit de carrocería en principio como una serie limitada de la que únicamente se fabricarán 20 unidades.

Fuente: Autoevolution.

Todo sobre el Ford Focus RS

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.