Noticia

Coches 4x4

El Ford Ranger Raptor casi monta una transmisión de 13 marchas

Ford Ranger Raptor
Alex Morán

La de 10 fue la ganadora.

Cuando se desveló del Ford Ranger Raptor dijimos de él que era un ‘mini-Raptor’ en toda regla, no hay más que ver el nombre o su estética para ver que sigue su estela, algo que se confirmaba entrar en detalle en sus entrañas mecánicas. De hecho, calca muchas de sus piezas, pero podría no haber sido así: Ford consideró hasta una caja de cambios de 13 marchas.

Ford Ranger Raptor: un mini-Raptor con 210 CV

Y es que según ha comentado John Fallu, ingeniero especializado en transmisiones en Ford Asia Pacífico, en el desarrollo de la versión más potente del Ford Ranger se barajó una amplia variedad de opciones. “de hecho, realizamos muchas simulaciones durante el exhaustivo proceso de pruebas para encontrar el número óptimo de relaciones para un pick-up de propulsión trasera de este tamaño y potencia… probamos 7 velocidades, 9 velocidades y así hasta llegar incluso a las 12 y las 13”, apunta Fallu.

VÍDEO: Ford Ranger 2018, ¡puede con todo!

Finalmente se optó por la caja de cambios de 10 porque “cumplía con las exigencias de refinamiento y de rendimiento” necesarias para la marca, y que “el convertidor de par se eligió específicamente para intentar cumplir y mejorar el funcionamiento del motor y las expectativas de los clientes”.

Termina apostillando que “en cuanto a refinamiento se refiere, es simplemente increíble. Incluso el ajetreo que esperarías por el hecho de tener más marchas es imperceptible, ya que es tan suave en ese sentido que casi no se percibe, incluso adapta las revoluciones al reducir”.

Todo ello hizo que finalmente fuera la caja de cambios elegida para transmitir a las cuatro ruedas los 210 CV de potencia y los 500 Nm de par máximo que entrega el motor del Ford Ranger Raptor, un diésel 2.0 de cuatro cilindros.

Fuente: Car Advice.

Todo sobre el Ford Ranger

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.