Noticia

Este Tesla Model X evita un accidente inminente

Este Tesla Model X evita un accidente inminente
Enrique León

El conductor de este Tesla Model X evita un accidente inminente. Inesperadamente, el vehículo que viaja delante frena de manera brusca, provocando una situación de peligro que logra eludir este conductor.

En este vídeo que os dejamos más abajo puedes ser testigo de la pericia de un conductor y el rápido trabajo del Tesla Model X para detectar un accidente inminente. En la misma escena podemos comprobar como hay demasiados conductores en la carretera que no respetan unas normas mínimas de seguridad, y que en muchas ocasiones ponen en peligro a los demás usuarios de la vía. Y es que cuando nos ponemos al volante no estamos solos, y bajo ningún concepto podemos pensar que la carretera es nuestra.

En la actualidad, la mayoría de modelos, en acabados medios y altos, cuentan con tecnología que avisa al conductor en situaciones de peligro. Adelantamientos, ángulos muertos o velocidad normalmente reducida del tráfico, nuestro coche trabaja para que no tengamos sustos o para reducir al máximo las consecuencias de un siniestro. El Tesla Model X equipa varios sistemas que son capaces de leer el tráfico, y así lo demuestra en este vídeo en el que avisa al conductor ante una situación que se había puesto muy, pero que muy peliaguda.

Al inicio de la escena la cámara que lleva instalada en el parabrisas este Tesla Model X graba una autopista cualquiera. De repente, el vehículo que viaja justo delante frena de manera brusca y repentina. Rápidamente los sensores del SUV eléctrico captar esta reducción de la velocidad anormal, y avisan al conductor con señales acústicas. El conductor, con grandes reflejos y rapidez de manos, frena y esquiva a este vehículo. Momento en el que podemos dar cuenta del culpable de este susto.

No te pierdas: 'El precio del Tesla Model X'

El conductor de un jeep Grand Cherokee se había pasado una de las salidas de esta autopista y, en una maniobra imprudente, frenó bruscamente. Como si estuviera solo en la carretera, giro su coche y entro en la salida mencionada. Con esta maniobra puso en peligro tanto al vehículo que le seguía como al Tesla Model X, que por poco consiguió salvar un accidente inminente. En esta ocasión, el conductor del Model X no llevaba activado el Autopilot, fueron sus buenos dotes al volante y los sistemas de ayuda a la conducción del mismo SUV los que hicieron que todo se quedara en un buen susto.

Redactor

Redactor en AutoBild.es