Skip to main content

Noticia

F1

El día que Jules Bianchi llegó a la F1

El día que Jules Bianchi llegó a la F1
Así fue el día que Jules Bianchi llegó a la F1, era un viernes de pruebas en el Circuito de Montmeló y el francés firmó su primer contrato como piloto titular.


Hace dos años, siete meses y 18 días, Bianchi
firmó su primer contrato como piloto titular en la categoría reina
en el Circuito de Montmeló. El francés alcanzó su sueño y quien os
escribe estaba allí. El día que Jules Bianchi llegó a la
F1
fue ajetreado , pero acabó con el francés enfundado en
el mono de Marussia.

Viernes 1 de marzo de 2013.
La mañana comienza con el paddock buscando al brasileño
Luiz Razia. Días antes había firmado como piloto
del equipo Marussia para completar la temporada
junto al británico Max Chilton, pero los pagos acordados entre el
equipo y sus patrocinadores no habían llegado. Razia, tras probar
el coche en los test de Jerez semanas antes, veía desde el box
rodar siempre a su compañero Chilton, entrenaba en
bici en la pista tras la sesión de test... y se iba de paseo por
Barcelona... hasta que Marussia decidió buscar un recambio para el
brasileño, llegada la fecha límite que se había puesto para recibir
el dinero.

La semana había sido bastante ajetreada. Un
día antes se había anunciado a Adrian Sutil como piloto de
Force India, lo que dejaba al otro contendiente,
Jules Bianchi, por el asiento fuera del equipo. El francés comenzó
la pretemporada vestido del equipo angloindio, cuando se anunció a
Sutil, se vistió de Ferrari y, a pesar de que parecía que iba a
tener que pasar el año como probador, una puerta se abrió en
Marussia gracias a la falta del dinero de Razia.
El equipo por entonces angloruso necesitaba apoyo económico, y
Bianchi no disponía más que del apoyo incondicional de
Ferrari y un reputado mánager, Nicolas Todt. Se
rumoreaba que un acuerdo para el uso de motores Ferrari de Marussia
- con su correspondiente rebaja económica -  a partir de 2014
podría ser la solución.

Durante casi todo el viernes, desde el
mediodía, hubo reuniones en el hospitality de
Ferrari. Al fondo, junto a la cocina, estaban
sentados Nicolas Todt, un representante de
Ferrari,  Graeme Lowdon  (presidente de
Marussia) y a veces John Booth. Había maletines y un sinfin de
folios con bocetos sobre el diseño del coche y, probablemente,
algunos contratos. La reunión se alargó y no parecía haber decisión
al principio de la tarde. Acabó la actividad en pista, Jules
paseaba por el paddock de lado a lado, y pasadas las cinco de la
tarde, Fernando Alonso comenzó la rueda de prensa
posterior a un día de pruebas, en la que intentó transmitir su
habitual optimismo en Ferrari a pesar de haber
acabado último en la tabla de tiempos. Mientras que Fernando
respondía a la prensa española, italiana y británica, la reunión
entre Marussia, Todt y Ferrari, acabó.

Se levantaron todos de la mesa del final del
hospitality y, maletín en mano, Todt avisó a
Bianchi y esperó a que bajara de su habitación en el camión del
equipo. Con discreción y una tímida sonrisa en la cara le dijo en
francés "está hecho" y le dio dos besos. Jules volvió al camión de
Ferrari y Nicolas pasó un maletín a su compañero en la
empresa All Road Management, Alessandro Alluni Bravi, que
llevó la documentación hacia el box de Marussia.
El fichaje estaba hecho y el anuncio era cuestión de tiempo.

Cayó la noche y, de repente, Jules apareció
vestido con el mono de Marussia. El equipo comunicó su firma y el
francés se hizo el asiento. Prepararon el monoplaza y un día más
tarde ya estaba rodando en pista. Recuerdo su primera rueda de
prensa. Hablaba con timidez, casi en voz baja, y mostraba su enorme
felicidad al haber alcanzado la Fórmula 1. Su
único objetivo, aprender.

 Bianchi sale por primera vez a pista con el
Marussia


Han pasado 2 años y medio de aquella semana en
el Circuito de Montmeló. Jules aprendió y demostró
a Ferrari que estaba listo para competir al máximo nivel... pero el
desafortunado accidente en el GP de Japón 2014 truncó su
prometedora carrera deportiva. Ayer se marchó, dejando huérfana a
una parrilla de F1 que llora su pérdida y que
recordará por siempre que el mundo del motor sigue siendo
peligroso.

La
carrera deportiva de Jules Bianchi, en imágenes

Jules
Bianchi, el joven prometedor de Ferrari

Alonso
a Bianchi: "amigo, compañero, sonrisa, talento. Eterno"

La
F1 vuelve a teñirse de luto 21 años después


Y además