Logo Autobild.es

Todo lo que debes hacer para que las escobillas de tu coche siempre estén en buen estado

escobillas limpiaparabrisas

Este es el sencillo y práctico truco que debes llevar a cabo si quieres que las escobillas limpiaparabrisas del coche estén siempre en buen estado.

Las escobillas limpiaparabrisas, quizá, sea uno de los componentes del coche a los que menos atención dedicamos. Su función es la de retirar el agua del parabrisas y nos ayuda a limpiarlo si pulverizamos líquido limpiaparabrisas por los difusores frontales. Sin embargo, no deja de ser una pieza de goma que sufre con el uso, el paso del tiempo y, sobre todo, las inclemencias meteorológicas.

Tanto el frío como el calor acabarán secando la goma de la hoja de las escobillas y será cuestión de tiempo que se acaben rompiendo. Tal vez no te des cuenta hasta que, llegado el momento de usar los limpiaparabrisas, compruebes que, efectivamente, no realizan correctamente su función. 

Reponer el líquido del limpiaparabrisas en el coche, lo que nunca debes echar

Lo que SÍ debes hacer para que las escobillas del coche siempre estén en buen estado

Por suerte, hay algo que sí debes hacer para que las escobillas del coche siempre estén en buen estado. Recuerda que los limpiaparabrisas tienen también una función de seguridad. Se encargan de que el conductor tenga siempre la mejor visión a través del parabrisas, algo que es vital a la hora de realizar una conducción segura y sin poner en riesgo la integridad de ningún usuario de la vía pública.

El truco en cuestión se basa en limpiar e hidratar periódicamente las escobillas. Tómatelo como una tarea más de mantenimiento del coche. Por ejemplo, revisar las presiones de los neumáticos es algo que es recomendable hacer al menos una vez al mes. Aprovecha esos minutos que vas a dedicar a comprobar tus neumáticos para realizar también el mantenimiento de las escobillas limpiaparabrisas.

Esta tarea se divide en dos pasos:

  1. Limpiar: con un trapo con vinagre podrás retirar cualquier rastro de suciedad o residuos que se hayan depositado en las escobillas, como pueden ser las hojas secas de los árboles. Una vez aplicado este tratamiento, utiliza otro trapo con agua limpia para eliminar los restos de vinagre y dejar impolutas las escobillas.
  2. Hidratar: aplica una fina capa de vaselina a lo largo de la hoja de las escobillas. Deja levantadas los limpiaparabrisas durante 10 minutos para que la goma absorba la vaselina y quede hidratada. Si, pasado ese tiempo, no ha desaparecido, déjalo reposar algo más o, directamente, retira el exceso con un paño seco.

Y recuerda: es más económico limpiar e hidratar las escobillas una vez al mes que tener que cambiarlas por falta de mantenimiento.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.