Skip to main content

Noticia

Motos

La crisis de Yamaha se profundiza en el test de Tailandia

Yamaha no soluciona sus problemas en el test de Tailandia

Yamaha ha sido la gran derrotada del test de Tailandia. Los problemas del año pasado siguen latentes, y parece que tanto Valentino Rossi como Maverick Viñales empiezan a quedarse sin soluciones.

Dani Pedrosa termina como el más rápido en el test de Tailandia

La crisis de Yamaha se profundiza en el test de Tailandia. Maverick Viñales terminó octavo en la combinada de tiempos de los tres días, mientras que Valentino Rossi finalizó 12º. Estos resultados, extrapolados a un fin de semana de carreras, supondría que en el caso del italiano debería pasar por la Q1 para poder luchar por los mejores tiempos. 

En Sepang parecía que el inicio de Yamaha era prometedor, pero ya en la última jornada se quedaron estancados. En Tailandia no se ha visto ningún atisbo de progresión, sino todo lo contrario. Y viendo lo apretadas que están las cosas en MotoGP, esto puede suponer un gran problema de cara al inicio del campeonato. 

VÍDEO: Márquez y Pedrosa nos explican cómo funciona el túnel del viento en MotoGP

El problema de base sigue siendo el mismo que el año pasado: El neumático trasero. Ninguno de los dos pilotos son capaces de tener buenas sensaciones en el tren trasero y no logran que este trabaje adecuadamente. Por otro lado, la electrónica es otra de las áreas en las que más está sufriendo el equipo Movistar Yamaha MotoGP, sobre todo en lo relativo a la aceleración. 

Las declaraciones de los dos pilotos lo dicen todo. Por un lado, Valentino Rossi asegura que "es difícil entender qué es lo que pasa. Un día estás bien y al siguiente todo va mal. Es como una partida de cartas. Tenemos mucho que mejorar, sobre todo en lo relativo a la electrónica y no hemos hecho grandes progresos respecto al año pasado", explica el italiano. 

Zarco sigue dándoles dolor de cabeza

Por su parte, Maverick Viñales se muestra cada vez más contundente en sus declaraciones: "No ha funcionado nada, es el peor test desde que estoy en Yamaha". Y manda un mensaje claro a Yamaha: "Lo que quiero es poder pilotar la moto con la que empecé el año pasado". Una montura con la que parecía que se iba a 'comer' a todos sus rivales en MotoGP. 

Los problemas de Yamaha no están sólo con sus dos pilotos, también con el fabuloso rendimiento de Johann Zarco. El francés terminó segundo en Tailandia y su lenguaje corporal es completamente distinto al de los dos pilotos oficiales: "La moto del año pasado me gusta mucho", al tiempo que sigue diciendo que "la única forma de sacar el máximo partido a la Yamaha es pilotar como lo hacía Jorge Lorenzo".

Lecturas recomendadas