Skip to main content

Noticia

Motor

Por qué los conductores de coches caros respetan menos las normas

conductor agresivo

Nos gustan este tipo de informes, de los que no tienen una utilidad clara, pero aportan datos curiosos. Este explica por qué los conductores de coches caros gritan más y respetan menos las normas y la razón es justo la que te esperas.

El informe que vamos a resumir ha sido realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de California y ha salido publicado en el Journal of Transport Health y, entre otras conclusiones, revela que, en general, los conductores no somos demasiado educados. Un ejemplo: solo un 28% de los conductores cede el paso a los peatones en los pasos de cebra (claro que esto no es solo cuestión de educación, es una obligación...).

Las ciudades con los conductores más agresivos

El estudio arroja como gran conclusión que el precio del coche que conducimos está directamente relacionado con el modo en que tratamos a los demás. Así, por cada 1.000 dólares que aumenta el precio del vehículo, las probabilidades de que ceda el paso a los peatones disminuyen un 3%.

Los conductores de coches caros se sienten superiores

Además de dar el dato de que los conductores de modelos de alta gama suelen tratar peor al resto de usuarios de la vía, el informe dictamina un por qué. Y es que, al parecer, "tienen una sensación de superioridad respecto a los demás". Aunque a este respecto, Courtney Coughenour, director del estudio matiza que “quizás esto no es suficiente como para asegurar que todas las personas que conducen un coche caro son maleducados”.

Entre las razones que podrían explicar el por qué de esa sensación de superioridad, los autores del estudio señalan que al equipar sus vehículos más sistemas de seguridad pasiva y activa podrían hacer sentir a sus conductores una falsa sensación se seguridad añadida.

En cuanto al por qué han decidido hacer este informe, señalan al aumento del número de atropellos como la principal motivación para poner en marcha su investigación.

Y además