Skip to main content

Noticia

Motor

Comprar un coche en efectivo o financiado, ¿qué sale más barato?

Santander Renting 1

Has elegido la marca, el modelo, el color y el equipamiento (con algún que oro extra). Con todos estos datos en el configurador (ya sea real o virtual) tienes el precio exacta que pagarás por tu nuevo vehículo. Pero no, no has tomado todas las decisiones, queda una crucial: pagar el coche en efectivo o financiarlo.

Vamos un par de pasos atrás. Cuando elegiste marca y modelo, esperabas que la factura se ajustase a la que anuncia el fabricante por televisión. Pero finalizado el proceso de configuración descubres que solo tendrás ese precio si lo financias.

Es la letra pequeña de las ofertas de las marcas: siempre están sujetas a financiación.

Oferta sujeta a financiación

Cuando un fabricante anuncia un coche con descuento siempre exige que el pago se financie. Hay posibilidad de negociación, eso sí. En función de tu situación económica puedes elegir cuánto pagar de entrada y en cuántas cuotas (cuanto más largo sea el contrato, más barato el precio de las mensualidades).

La financiación de un coche conlleva el pago de intereses. Estos no son fijos; varían en función del precio del coche, de cómo lo financies, a cuántos meses... La marca te ofrecerá la posibilidad de dar por finalizada la financiación antes de tiempo si lo deseas, pero los intereses los tendrás que pagar siempre.

También es importante que tengas claro que para pagar el precio anunciado no vale cualquier financiación o, mejor dicho, no con cualquiera, tendrás que aceptar las condiciones de la financiera con la que trabaja la marca o el concesionario. 

Si optas por financiar, pero prefieres pedir el dinero a un banco externo, no tendrás la oferta; pero ojo, no está de más comparar porque, en ocasiones, las condiciones que ofrecen los bancos sin mediación del concesionario son mejores.

Los concesionarios acumularán una bolsa de pedidos de 250.000 vehículos hasta final de año
Faconauto ha pedido una segunda prórroga del Impuesto de Matriculación

Pagar al contado o financiar, ¿qué es más barato?

No vamos a entrar en aquello de ver qué ventajas y qué desventajas aporta cada forma de pago. Ni en aquello de que si financias no verás bajar de golpe tu capital (si estás pensando en pagar en efectivo es porque puedes permitírtelo).

Tampoco es posible dar una respuesta rotunda a la pregunta que abre estas líneas: habrá casos en los que financiar la compra sea más barato que pagar al contado y otros en que sea a la inversa.Lo que sí es cierto es que la diferencia, a un lado de la balanza o al otro, no suele ser importante. 

En principio, el precio de financiación suele ser más elevado que el de compra al contado pero, a cambio, la marca ofrece servicios añadidos como la ampliación de la garantía sin coste o la suma de alguna operación de mantenimiento extra. 

El resultado es que si a la factura de pago al contado le sumas esos extras (que suelen ser recomendables) el resultado es el mismo o un poco más caro. Si a esto le añades que la financiación te ayuda a afrontar el pago mes a mes, la balanza se suele inclinar hacia el lado de las mensualidades.

Y además