Skip to main content

Noticia

Motor

Así es el combustible sintético de Porsche que promete reducir las emisiones hasta un 85 %

Combustible sintético Porsche

Con la Ley de Cambio Climático aprobada, la fecha para el fin de las ventas de vehículos combustión es oficial. A priori, la alternativa son los coches eléctricos, pero hay fabricantes que parecen no estar dispuestos a renunciar a otras opciones; como Porsche que trabaja en un combustible sintético compatible con los actuales motores térmicos.

Blue Gasoline, así es la gasolina de VW que promete ser hasta un 20 % menos contaminante

Dos son las principales ventajas del nuevo combustible sintético de Porsche:

  • La primera es que promete reducir de forma considerable las emisiones de CO2 del diésel actual. Este lubricante está en el punto de mira de todas las políticas medioambientales; de ahí algunas decisiones del Gobierno español, como el incremento del impuesto al diésel
  • La segunda es que el combustible sintético que prepara Porsche es compatible con los actuales motores de combustión sin necesidad de llevar a cabo ningún tipo de transformación. Esto le convierte en una alternativa perfecta para que modelos icónicos como el Porsche 911 tengan vida más allá de 2024. También es compatible con vehículos híbridos e híbridos enchufables (PHEV)

Para todos los coches y en todas las gasolineras

Podríamos añadir una tercera ventaja. Del mismo modo que el combustible sintético será compatible con todos los motores térmicos sin necesidad de adaptación; el carburante ecológico de Porsche se podría comercializar en cualquier gasolinera.

Diésel

El fabricante alemán ha firmado un acuerdo de colaboración con Siemens Energy, AME, Enel y ENAP (petrolera de Chile). La fabricación del combustible sintético comenzará en 2022 y Porsche espera que para 2026 la producción haya alcanzado los 550 millones de litros.

Para obtener este tipo de combustible ecológico, los responsables del proyecto explican que se lleva a cabo una división del agua en hidrógeno y oxígeno mediante el uso de electrolizadores. De esta forma consiguen filtrar el dióxido de carbono del aire para procesarlo con el hidrógeno y así obtener metanol. Este último elemento es que se transforma después en gasolina.

Y además