Skip to main content

Práctico

Motor

Coches km 0: todo lo que debes saber sobre ellos

Coches km 0: todo lo que debes saber sobre ellos

Cuando decidimos comprar un coche, el horizonte no termina en vehículos nuevos o de segunda mano. En cada uno de esos universos hay diferentes categorías, pero en esta ocasión vamos a fijarnos en la división que nos podemos encontrar si lo que queremos es un modelo que esté sin estrenar. Esto es todo lo que debes saber sobre los coches km 0.

5 coches con 50 años que cuestan más que un Seat Ibiza

¿Qué es un coche km 0?

Como decíamos, dentro de los coches nuevos hay diferentes tipos: bajo pedido (aquellos que se solicitan a la fábrica con una serie de especificaciones), de stock (los que ya están hechos, pero no matriculados) y los de kilómetro 0. O lo que es lo mismo: vehículos nuevos que ya están matriculados a nombre del concesionario o de la propia marca. 

Un factor clave para diferenciarlos de las unidades de segunda mano es que son modelos que han recorrido el mínimo trayecto para su traslado hasta el concesionario, para mostrárselo a algún cliente… pero no deben superar los 100 kilómetros. De lo contrario, estaremos ante un falso kilómetro cero de los que os hablaremos más tarde.

Coches km 0: todo lo que debes saber sobre ellos

¿De dónde salen los coches km 0?

En muchas ocasiones, los concesionarios matriculan algunas unidades por diferentes razones. A veces el motivo que les impulsa a ello es llegar a las cuotas mínimas de ventas mensuales, trimestrales o anuales que les exige la marca. Si se trata de un modelo concreto el objetivo es llegar a un número de unidades para conseguir un rápel de ventas y conseguir descuentos, bonificaciones…

En otras ocasiones la razón es la llegada de una nueva generación de un modelo que hace necesario liquidar los stocks de la anterior o la entrada en vigor de una nueva ley como la del Ciclo WLTP. En estas situaciones el concesionario matricula algunos modelos, pero éstos siguen parados en las instalaciones.

Comprar coche por renting: 5 ventajas y un inconveniente

¿Es seguro comprar un coche km 0?

A grandes rasgos, la única diferencia entre un coche nuevo y uno de kilómetro cero es que el primero no tiene matrícula y el segundo sí. Por lo tanto, es una compra segura aunque sí es necesario hacer una puntualización.

La garantía legal de dos años comienza a aplicarse desde la fecha de la matriculación: esto quiere decir que si el vehículo lleva dos meses matriculado perderemos ese tiempo de protección. No obstante, muchos concesionarios son proclives a negociar con el comprador una extensión gratuita que cubra ese tiempo que ya ha transcurrido para igualar la garantía de fábrica que tendrían en el caso de no estar matriculados.

Coches km 0: todo lo que debes saber sobre ellos

Cuidado con los km 0 falsos

A la hora de comprar coche vas a encontrar muchas unidades calificadas como kilómetro cero que, en realidad, no lo son: ponen sobre la mesa ofertas de coches nuevos de km 0 cuando en realidad son simples reclamos para atraer a posibles clientes.

Para reconocerlas bastará con echar un vistazo al odómetro: si hay registradas cifras que superan los 500 o los 1.000 euros es un vehículo seminuevo, de demostración, de cortesía, de gerencia o, directamente, de segunda mano. Son unidades que sí han rodado y, en muchos casos, no lo han hecho en las mejores condiciones.

Coches km 0: todo lo que debes saber sobre ellos

¿Es mejor comprar un km 0 o un coche nuevo?

Lo cierto es que la decisión depende de las circunstancias de cada conductor: si no le importa esperar o tiene la imperiosa necesidad de personalizarlo o equiparlo en función de sus gustos, lo más recomendable es que compre uno nuevo. No en vano, los km 0 no permiten personalización alguna: el motor, el color de la carrocería, el equipamiento… no se puede cambiar, ampliar o reducir. En la mayoría de casos los acabados suelen ser estándar.

Coche eléctrico o coche de gasolina: pros y contras para comprarlos

Si estos aspectos no son especialmente relevantes y, además, tiene algo de prisa un vehículo km 0 es una opción a tener en cuenta: como ya está matriculado, la espera se reduce y la entrega se hace más rápidamente. Eso sí, tendrá que invertir algo de tiempo porque cada vez es más complicado encontrar este tipo de modelos: a diferencia de uno nuevo que se puede adquirir en cualquier concesionario oficial, los coches km 0 hay que buscarlos. Es decir, tenemos que visitar varios establecimientos de la marca para comprobar las unidades que hay en cada uno de ellos.

Si hay suerte y consigues un coche de kilómetro cero que cuadra con tus necesidades, le harás un favor a tu bolsillo ya que la rebaja sobre el precio de ese mismo modelo nuevo puede llegar a ser del 20-25%. La razón es sencilla: al concesionario le interesa venderlo cuanto antes para quitarse de encima ese dinero inmovilizado. A esto hay que añadir el ahorro del coste de matriculación y del transporte.

Y además