Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Los coches eléctricos de la policía se quedan sin batería de camino a las emergencias

Coches eléctricos policía

La llegada de los coches eléctricos es un hecho. Su implantación será total de aquí a unos años y, aunque en términos generales será algo bueno por la reducción de contaminación que conlleva, hay ciertas actividades en las que generan dudas, como por ejemplo para la policía, pues ya ha habido casos en los que se han quedado sin batería de camino a las emergencias.

Han tenido lugar en distintas partes del mundo, de manera más o menos puntual, pero evidencian que aunque puedan realizar labores de patrulla, como ocurra una situación de urgencia cuando estén bajos de energía, se pueden llegar a quedar varados y sin cumplir su cometido.

Uno de los más recientes ha tenido lugar en Navarra, donde la Policía Foral ha añadido cuatro Nissan Leaf a su flota, que ahora está formada en un 17% por vehículos eléctricos y está previsto que ascienda hasta el 50% en 2030.

Sobre el papel la idea puede parecer buena, pero la realidad presenta dudas. Según los Sindicatos de la Policía Foral ya ha habido varios casos en los que no se ha podido atender una emergencia porque la patrulla que ha ido a atenderlas se ha quedado sin batería.

 

Y es que la distribución de la población de la comunidad autónoma y el reparto de los puntos de recarga no ayudan a este respecto. 

La mayoría de los ciudadanos se concentra en Pamplona, mientras que el resto está repartido por núcleos dispersos con poca población, en una superficie que tiene una extensión de 10.391 km². En todo este espacio solo hay 127 puntos de recarga públicos y, además, en bastantes municipios ni siquiera hay, lo que dificulta la tarea de manera considerable.

Pero estos casos van más allá de nuestras fronteras. En Estados Unidos, por ejemplo, la Policía de Freemont empleó el primer Tesla Model S para patrulla, pero, incluso a pesar de su gran alcance, durante una persecución se quedó sin batería y el delincuente pudo huir sin problemas.

Por otro lado, en Reino Unido la policía de Gloucestershire tiene la flota de eléctricos más grande, con 66 Nissan Leaf y 9 Nissan NV200, lo que supone un 21% de todos sus vehículos. Y el Comisionado de Policía y Crimen de Gloucestershire ha revelado que en muchas ocasiones compañeros se han quedado sin energía mientras estaban de servicio.

De hecho, apunta que “las opciones de diseño disponibles para vehículos eléctricos para usos operativos quizás no sean tan avanzadas como me gustaría que fueran. Entonces, digámoslo así, soy cauteloso acerca de ir más allá en ese camino en esta etapa”.

Fuente: TopGear

Y además