Skip to main content

Noticia

El coche más raro de la semana: Pontiac Aztek

5 grandes fracasos del automóvil - Pontiac Aztek
El Pontiac Aztek en realidad fue mucho más que un coche de dudoso gusto, siendo un ejemplo más de coche adelantado a su época.

El Pontiac Aztek es el coche más raro de la semana, aunque hace algunos años que pasó de ser un coche exótico a muy conocido sobre todo por los amantes de las series. Y es que este modelo era el que utilizaba para moverse el protagonista de la famosa serie “Breaking Bad”, una de las más aclamadas por el público más exigente con permiso de “Juego de Tronos”. El Pontiac Aztek en realidad fue mucho más que un coche de dudoso gusto, siendo un ejemplo más de coche adelantado a su época.

No te pierdas: 'Los dos coches (modificados) más feos del siglo XXI'

Incomprendido

A principios de siglo este modelo salía al mercado. Unos años antes el proyecto había sido analizado por la empresa, aunque, según parece, no pasó un estudio de mercado como la mayoría de modelos hacen. La compañía americana, General Motors, buscaba sorprender a sus clientes, lanzando un coche revolucionario que alegrara la imagen de Pontiac, una de las marcas más clásicas dentro del grupo.

VÍDEO: Cinco deportivos de dudoso gusto

Aunque haya pasado a la historia como uno de los coches más feos de la historia, en el proyecto trabajaron los mejores ingenieros y diseñadores de la firma. La estética poco agraciada que lucía este coche salió de los mismos lápices que trazan las líneas de los Corvette. Parece mentira que los diseñadores de ambos coches estén tan relacionados, pero quizás fuimos nosotros que no entendimos el concepto. Y es que, a fin de cuentas, el gusto es algo tan subjetivo…

Las ganas de sorprender pasaron factura, y el resultado final no tuvo demasiado adeptos. De la misma manera, el enfoque de este modelo, pese a que fuera lanzado hace casi dos décadas, era el mismo que vemos en los actuales SUV. El comportamiento del Pontiac Aztek buscaba las sensaciones de un sedán, el confort se acercaba al de los monovolúmenes y sus capacidades eran parecidas a las de los todoterrenos ligeros. Todo en uno, como ahora.

Tracción total y un potente motor

El Pontiac Aztek quería atraer a clientes de diferentes mundos, y, realmente, podía hacerlo. Combinaba una tracción total con una carrocería elevada que escondía un motor V6 de 3.4 litros con 185 caballos de potencia. Parece un corazón con suficiente energía para satisfacer a cualquiera, pena que la envoltura no acompañara.

Igualmente, en su interior encontrábamos soluciones bastante interesantes. El habitáculo montaba un sistema sistema de plegado de asientos traseros, butacas que podían retirarse para descubrir un espacio de carga amplio y versátil. El maletero, por su parte, se abría en dos partes, similar a la apertura que utilizan las camionetas.

Empezó mal y terminó peor

Sus ventas no acompañaron en ningún momento. El objetivo de hacer renacer la marca no se consiguió, y Pontiac continuó con la misma imagen que tenía. Años más tarde, la marca concluyó su producción, aunque su Aztek no fue la causa.

Más:

Pontiac

Y además