Skip to main content

Noticia

El coche eléctrico más rápido del mundo

El coche eléctrico más rápido del mundo

¿Cuál es el coche eléctrico más rápido del mundo? El que se lleva est título es el Rimac Concept_One, un deportivo de infarto con 1.088 caballos de potencia que acelera de 0-100 km/h en solo 2,6 segundos, alcanzando los 300 km/h en poco más de 14 segundos.

No te pierdas: 'Bugatti Veyron VS Rimac Concept_One'

El coche eléctrico ya no es algo de mañana. Y es que hace años que la mayoría de marcas cuentan con algún modelo de estas características entre sus filas, ya sea como versión de otro modelo conocido u ocupando un puesto bien definido en la misma oferta. Las marcas de superdeportivos también trabajan con esta tecnología, aunque la mayoría por el momento se basan em sistemas híbridos. Es por eso que nos preguntamos, ¿cuál es el coche más rápido del mundo? Pues sigue leyendo que estás a punto de descubrirlo.

Aunque parezca todo lo contrario, un coche eléctrico es poderosamente contundente en aceleración, pues es capaz de lanzar toda la fuerza de su motor o motores en el instante, sin esperas. Eso le permite acelerar rápido, y darnos sensación de potencia. Antes de responder tajantemente a la pregunta, debemos decir que hay un modelo que podría perfectamente ser el protagonista de estas líneas, pues roza los mismos números de aceleración que el más rápido. Es el Tesla Model S P100D, que en su versión Ludricrous roza lo imposible en este sentido.

VÍDEO: El Rimac Concept_One se supera

Pero no. El coche eléctrico más rápido es el Rimac Concept_One, el último modelo de esta empresa croata que ha batido todos los récords. Este modelo, con la última tecnología en sistemas eléctricos, cuenta con la friolera de 1.088 caballos de potencia y una tracción total denominada RAWTV que se encarga de transmitir la fuerza al asfalto. Cuenta con nada menos que cuatro motores, uno para cada rueda, sumando esta potencia de infarto.

El Rimac Concept_One es capaz de acelerar de 0-100 km/h en solo 2,6 segundos, aunque eso no es todo. Si sigues pisando el pedal con contundencia en 14,2 segundos viajarás a 300 km/h. ¡De locos! Y es que no solo estamos ante el coche eléctrico más rápido del mundo, también estamos ante uno de los deportivos más veloces que existen, luchando de tú a tú con conocidos velocistas como son el Koenigsegg One:1 o el Venom GT.

Lecturas recomendadas