Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

El coche eléctrico más grande del mundo pesa 50 toneladas

e-Dumper

El coche eléctrico más grande del mundo pesa 50 toneladas, se llama e-Dumper, tiene una batería de 700 kWh y en cada viaje genera electricidad.

No te pierdas: Coche eléctrico que se carga solo, ¿existe?

¿Cuál es el coche eléctrico más grande del mundo? Su nombre es e-Dumper y es un camión volquete utilizado en minería que pesa 50 toneladas y que cambia sus enormes motores diésel por una unidad eléctrica alimentada por una batería de 700 kWh, es decir, siete veces más potente que la batería que da vida al Tesla Model S P100D, por ejemplo. 

Vídeo: las cuatro formas de recargar un coche eléctrico:

El e-Dumper tiene una capacidad de arrastre de 71 toneladas, el conductor tiene que ascender nueve escalones para llegar a la cabina y su enorme batería de 1.440 celdas de níquel-manganeso-cobalto tiene un peso de 4,5 toneladas. El volquete lleva en activo durante dos años ya y se empleará durante la próxima década en los trabajos de minería en una cantera de cemento en Suiza y los trabajos de Ciments Vigier, cerca de Biena, ciudad y comuna suiza.

Aunque probablemente lo más destacado de este volquete eléctrico es que en cada viaje de ida y vuelta realmente general electricidad. Debido a que el e-Dumper sube la montaña vacío y la desciende transportando 71 toneladas de roca, es capaz de genera 40 kWh durante su camino de descenso utilizando la frenada regenerativa, mientras que para subir de nuevo a la cantera tan solo necesita 30 kWh, así que en cada viaje alimentará con 10 kWh extra a la red eléctrica local. Nada mal teniendo en cuenta que el vehículo realiza este trayecto unas 20 veces al día.

Sin embargo, el volquete eléctrico supone algunos riesgos ya que esta cantidad de energía nunca antes se ha suministrado en un vehículo eléctrico. “Algunas baterías empieza a echar humo y otras estalla en llamas”, dijo Marcel Held en un comunicado, un experto en baterías que trabaja en el proyecto. “Lo crucial en este caso es asegurarse de que las células vecinas no sean dañadas por el fuego y el calor, de lo contrario existe riesgo de una reacción en cadena. 

Fuente: Jalopnik; Foto: Pixabay

Lecturas recomendadas